Panamá

Hacia una nueva economía en Panamá

Desde la década de 1970 Panamá fue insertada a la dinámica del proceso de financiarízacion del capitalismo a través de centro bancario Internacional. Esto comenzó a tomar forma a partir de agosto de 1971 cuando EU decidió desvincular el dólar del oro.

Se configura entonces la denominada plataforma de servicios internacionales en base a cinco columnas: el canal de Panamá y el sistema portuario, el centro bancario, la Zona Libre de Colón, el centro de conexiones de aeropuerto de Tocumen y el turismo.

Entre 1990 al 2006 el comercio Mundial el comercio mundial creció a una tasa del 7% anual. Después de la crisis financiera del 2008 creció a una tasa de menos del 3% por año. Por otro lado los flujos Internacionales de capital también disminuyeron en el 2018 un 19% y está tendencia se refleja en Panamá cuando la tasa de crecimiento disminuye a partir del 2014 y se profundiza a partir del escándalo de los Papeles de Panamá en el 2016. En el 2019 la economía panameña siguió disminuyendo su dinamismo con una tasa anual de poco más de 3%.

El coronavirus es lo que en economía se denomina una externalidad que en este caso particular precipitó una crisis ya en desarrollo y lo anticipo. Muchos economistas y analistas desde hace doce años anticipaban una crisis financiera de gran envergadura para la decada del 2020. Esto quiere decir que superada la pandemia la inestabilidad económica continuará y se profundizará.

Partiendo de la situación anterior es necesario adoptar un enfoque de mediano y largo plazo en el peor de los escenarios posibles en donde se debe enfatizar: 

1. El desarrollo de industria manufacturera y las actividades agropecuarias tendientes a la satisfacción de los bienes que consume la población.

2. Es necesario la fijación de una renta básica de entre 300 a 400 dólares mensuales a cada persona que ha perdido su empleo y a los independientes e informales que han perdido sus ingresos y los de la tercera edad sin pensiones. Esto se puede financiar con la emisión títulos del estado como cuasimonedas que se destine a la adquisición de alimentos, medicinas y bienes esenciales. La empresa privada puede usar las mismas para todo tipo de transacciones comerciales y pagar impuestos. Esta propuesta es viable y la hemos consultado con otros economistas.

Por último Panamá usa el dólar como dinero de curso legal. La economía de EU está en camino a una depresión. Se perderán en los próximos meses cerca de 20 millones de empleos que situará el desempleo en 15.6% y la actividad económica bajará un 30%. Esto afectará la cotización del dólar ya afectado por los bajos precios del petróleo que lleva a la quiebra a la industria del fracking. Si el dólar es afectado tendrá efectos sobre nuestra economía.

Este fenómeno sanitario con derivaciones en lo económico y político no será de corta duración y es necesario la adopción de un real programa de emergencia.

Por: Miguel Ángel Ramos Estrada

Imagen: archivo

Previous post

El internacionalismo en nuestro tiempo

Next post

Llamado ante las reuniones del Banco Mundial y FMI

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *