Internacional

Panamá. No a la playa [Opinión / video]

El distrito de Panamá, colocado en el corazón del istmo panameño, cuenta con una población aproximada de 477 328 (2017) habitantes.

Panamá, ha tenido un crecimiento económico en los últimos quince años entre el 8 y 9 % y aún se mantiene como uno de los países del crecimiento económico más alto de la región. Somos el sexto país más desigual del mundo y el tercero de América Latina. Más de 400 niños han muerto por desnutrición, que no es más que morir de hambre, lo cual debe ser una vergüenza nacional con tanto crecimiento económico; pero más que una vergüenza, todos los que han gobernado el país deben tener una responsabilidad para con la población, ya que los gobernantes no han sido capaces de garantizar una vida digna y decorosa a las y los ciudadanos panameños. No han sido capaces de hacer que lo consignado en la Constitución Política se cumpla. Garantizar alimentos, salud, educación a todas y todos los que habitan el suelo istmeño.

El presidente de la República ha indicado que: “La Educación es la estrella de este Gobierno”. Si la Educación es la estrella de este Gobierno, todas las instituciones deben tener ese objetivo, por lo tanto los esfuerzos que se hagan deben ser dirigidos al logro del mismo. En Panamá hay 3281 escuelas oficiales, tenemos 842 aulas ranchos que no se han tocado, manifestó la ministra de Educación el 2 de febrero del presente año, para reparar esas aulas se requieren aproximadamente 50 millones de balboas, además la ministra señala que hay 35 escuelas en estado crítico.

El distrito de Panamá tiene 26 corregimientos, 90 centros educativos oficiales primarios y 22 escuelas de Premedia y Media, en condiciones no satisfactorias. Solo basta observar la escuela Ernesto T. Lefevre, la escuela República de Venezuela, ubicada en el centro de la ciudad, la escuela Justo Arosemena y el Centro Amador, entre muchos otros.

Los 26 corregimientos que conforman el distrito capital tienen la carencia inaudita que va desde el no tener agua potable hasta no contar con el propio centro educativo; y pareciera paradójico que a los trabajadores manuales que laboran en los centros educativos les cancelan los contratos y no los renuevan de inmediato. Ahora que están en el periodo previo al inicio de clases, trabajadores que, años tras años, se ven en la incertidumbre de si les renuevan o no el contrato, han sido despedidos muchos de ellos. Algunos de los trabajadores tienen hasta 10 o 15 años de vivir la incertidumbre del contrato.

La Ley N° 47 de 1946 Orgánica de Educación, con las modificaciones y adiciones de la Ley 34 del 6 de julio de 1995, en su artículo 35, nos dice: “Las Juntas Municipales de Educación, integradas en la forma prevista en el artículo 34, cooperarán con las autoridades del ramo educativo en todas las acciones que contribuyen a impulsar la cultura y la educación del distrito y velarán porque el 20 % de los fondos municipales sean destinados a la Educación Oficial de primer nivel de enseñanza y el 5 % de los fondos municipales destinados a la Educación Física en el primer y segundo nivel de enseñanza, serán invertidos de acuerdo con lo que dispone esta Ley…”. Muy pocas veces los alcaldes y el Consejo Municipal ha cumplido con lo establecido en la norma.

Si el Municipio de Panamá le destinara esos recursos a las escuelas del distrito las condiciones de las mismas y la situación de los estudiantes mejoraría. Eso sí sería prioridad para el Municipio Capitalino.

El alcalde, Sr. José Luis Fábrega, y su equipo del Municipio están impulsando el “proyecto insigne”, “que es la recuperación de las playas de la bahía de Panamá”, obra que representa para la ciudad capitalina y para el país 120 millones de balboas. Si bien Panamá y el Municipio en particular han tenido una desidia e indiferencia para estudiar y analizar dónde se depositan los desechos, ya que no ha habido una política con dirección a garantizar a la sociedad panameña una ciudad limpia.

Señor alcalde Fábrega, hemos indicado algunos aspectos que consideramos son prioritarios para las y los ciudadanos que habitan en la ciudad de Panamá.

Este es uno de los municipios más grandes del país, el alcalde ha indicado en diversos medios de comunicación que tendrá una consulta, también ha señalado que comenzará la licitación con independencia de la opinión ciudadana.

La ciudad capitalina tiene muchas necesidades en todos y cada uno de sus corregimientos, a quienes hay que darle respuestas. Hoy, hacer una playa como la propuesta, no es prioridad.

Por: Nelva Reyes. Secretaria general de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP).

Video por: Punto de Equilibrio

Previous post

"Y la culpa no era mía, ni cómo estaba ni cómo vestía"

Next post

Honduras. Cuatro años con Berta

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *