Panamá

Panamá. La pandemia dentro de la pandemia

Naciones Unidas ha declarado que la violencia que padecen las mujeres es una pandemia, en tanto la sufren al menos un tercio de ellas en el planeta.

A raíz del aislamiento social que se vive por el Covid-19, este tipo de violencia se agrava, dado que el hogar es el centro del confinamiento, donde le toca a la mujer convivir con su agresor, sin mayor contacto con familiares y redes de apoyo. Si antes de la pandemia del coronavirus, el 77% de los casos de delitos sexuales se daban en casa, este porcentaje debe ser ahora aún mayor, con la desventaja de que se debe estar dando en total silencio e impunidad.

Sólo en San Miguelito se reportaron 26 casos de violencia doméstica a inicios de abril. Los feminicidos (o intentos) que se han producido durante la cuarentena han sido cruentos: uno, a consecuencia de sucesivas puñaladas, en Pacora; otro, con degollamiento en la Comarca Ngäbe-Buglé; y una acción de quemar viva a expareja, en Arraiján.

Asimismo, el trabajo doméstico, que recae fundamentalmente sobre la mujer, se debe estar incrementando exponencialmente. Una encuesta realizada por el CIEPS reveló que las tareas de cuidado de enfermos, ancianos y niños, ahora en la cuarentena, sigue recayendo en las mujeres (69.1%), en comparación con los varones (30.9%).

De otra parte, un tercio de los hogares en la región son liderados por mujeres, pero ubicándose éstas mayormente en el desempleo y empleo informal (50%), por lo tanto, sufriendo mayormente la ausencia de ingresos por cuarentena y, en nuestro país, haciendo frente a las necesidades básicas familiares, con una irrisoria bolsa de comida o insuficientes B/ 80 mensuales, otorgados por el gobierno.

De otra parte, según la ONU, el 75% de quienes están en la primera línea de atención sanitaria de la pandemia, es personal femenino, ejerciendo oficios varios como limpiadoras, enfermeras, médicas y otros, con todos los riesgos, extenuación y sobretiempo que implica.

Así, concluimos que los estragos por el virus mortal no sólo lo padecen sus víctimas directas, enfermos y fallecidos, también lo estamos padeciendo con gran fuerza, las mujeres.

Superada la pandemia, a las mujeres nos tocará ser artífices de los cambios fundamentales que la sociedad requiere, tal como lo vaticina Alain Touraine, sociólogo francés: llega la liberación de las mujeres y se arriba a una sociedad del cuidado.

Por: Anayansi Turner. Defensora de los derechos Humanos y docente en la Universidad de Panamá

Previous post

Posición sobre la violencia contra las mujeres en la Asamblea Nacional de Panamá

Next post

Gracias Marco Gandásegui…

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *