Observatorio Socioambiental

Observatorio Socioambiental de Panamá OBSOAP # 20. Enero 2019

Sean nuestras letras emotivas de aprecio y esfuerzo para este año 2019. El Observatorio Socioambiental de Panamá OBSOAP nuevamente toma su permanente tarea e incidencia sobre el quehacer socioambiental del país. Un esfuerzo colectivo, integrado por profesionales y expertos en distintas ramas, con igualdad de género, que preocupados por la crisis ambiental, busca opciones responsables de formas de vivir sosteniendo las tradiciones ante el mal llamado desarrollo.

En esta ocasión, exponemos nuestro posicionamiento sobre el registro cronológico de hechos socioambientales en Panamá y podemos argumentar con propiedad que aún la cuestión socioambiental, que aspira a un mejor manejo y política de conservación, se mantiene bajo una gobernabilidad cuestionable y pocos han sido los avances y muchos los retrocesos durante estos lustros.

El mes de enero, demostró que la carencia de consulta popular se mantiene junto a las malas prácticas administrativas, a lo cual expertos la señalan como tráfico de influencia y corrupción. Por ejemplo, el incumplimiento de las normas sobre los estudios de impacto ambiental EsIA, viola distintos preceptos que regulan acciones que ponen en riesgo el entorno donde se edifica una obra. Evidente caso es la planta de gas natural de la empresa NG Power, que inició sus operaciones de manera ilícita cuando funcionarios del gobierno pasado dieron su beneplácito. 

Y así visibilizamos, otros casos en que funcionarios están involucrados fuera del margen de la ley para los casos ambientales, cuyas facultades les exigen el deber de cuidado y compromisos éticos, lo que representaría transparencia, alto profesionalismo y eficiencia. Pero todo lo contrario, cuando no hay consulta para proyectos de alta envergadura como lo es la ampliación de la vía Omar Torrijos, la cual obedece una táctica fugaz a favor de las empresas constructoras, sin importar el patrimonio ecológico, ni la seguridad hídrica de la población, ni el funcionamiento del Canal de Panamá. 

Por doquier situaciones alarmantes, que dejan sin moral y respeto al Ministerio de Ambiente, porque su función como ente rector en materia ambiental ha declinado para perfilarse como avalador de un régimen depredador de lo poco de verde que le queda a Panamá.

Por: Colectivo Voces Ecológicas COVEC


Previous post

Organizaciones de la sociedad civil exigen romper control empresarial en la ACP

Next post

Grupos ambientalistas demandan a Donald Trump por declarar una emergencia nacional

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *