Feminismo

¿Por qué murió Marielle Franco?

“Tenemos que transformar nuestro dolor en lucha! Vamos adelante!”, escribía Marielle Franco unos días antes de ser asesinada. La periodista Luna Gámez, que la entrevistó hace un año y medio para Pikara Magazine, respasa las luchas de la política brasileña.

“Hoy, nuestra esperanza se resquebraja un poco. Una mujer, negra, madre, defensora de la igualdad y nacida y criada en la Maré fue derribada”, afirmó en un comunicado el frente de Mujeres del Partido Socialismo y Libertad de Brasil (PSOL) el pasado 14 de marzo, día en que Marielle Franco, concejala por este partido, fue asesinada a tiros en un céntrico barrio de la ciudad de Río de Janeiro.

“Por su vida la mataron”, opinó la periodista brasileña Eliane Brum en una columna de El País.

Defensora de los derechos humanos, negra, feminista, lesbiana e hija de una de las mayores favelas de Río de Janeiro fue asesinada mientras circulaba en un coche después de moderar el evento ‘Jóvenes negras moviendo estructuras’. El conductor, Anderson Gomes, también falleció víctima del ataque. “A pesar de que el alcalde Crivella dice que ‘va a cuidarnos’ sabemos que esa no es la realidad. Nuestros cuerpos negros y nuestra movilidad están amenazados, por tanto vamos a intentar que nuestros eventos no acaben más tarde de las 21 horas para que principalmente las personas de otros barrios puedan volver”, afirmó Marielle Franco para ir cerrando el debate sobre las luchas de las juventudes negras. Pero fue ella quien no volvió. En torno de las 21 horas 30 minutos (horario brasileño) la activista fue asesinada por los tiros provenientes de un coche que ya la esperaba en la puerta de la Casa de las Negras (Casa de das Pretas) mientras se desarrollaba el encuentro, según han mostrado las imágenes de cámaras de seguridad, y que la siguió durante cuatro kilómetros hasta una calle más solitaria del barrio Estácio, donde los asesinos abrieron fuego.

El PSOL declaró en un comunicado publicado la misma noche de su muerte que no descartaban la hipótesis de un crimen político, de una ejecución. Las primeras investigaciones informaron de que los nueve casquillos de bala encontrados en el lugar del crimen pertenecían a un lote de munición que la Policía Federal de Brasil compró en 2016. El mismo del que provenían las balas de la matanza de Barueri y Osasco, en São Paulo, que se cobraron la vida de 17 personas, y las de los ataques de São Gonçalo en 2017 que mataron a cinco implicados en luchas de facciones rivales.

Tres días antes de su muerte, Franco había denunciado en redes sociales la violencia de la intervención de la Policía Militar en algunas favelas de la ciudad. “Yo vivo e imagino la ciudad a partir de mis vivencias personales, subyugadas como la mayoría de mis similares por nuestra sociedad machista, racial y desigual”, había declarado ella en una entrevista concedida a Pikara Magazine cuando aún era candidata a las elecciones municipales de Río de Janeiro.

“YO VIVO E IMAGINO LA CIUDAD A PARTIR DE MIS VIVENCIAS PERSONALES, SUBYUGADAS COMO LA MAYORÍA DE MIS SIMILARES POR NUESTRA SOCIEDAD MACHISTA, RACIAL Y DESIGUAL”

¿Por qué luchaba Marielle Franco?

Marielle Franco fue coordinadora de la Comisión de Derechos Humanos de la Alerj (Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro) entre 2013 y 2016, hasta que el 2 de octubre de ese mismo año fue elegida concejala, la quinta más votada entre todas las candidatas y candidatos municipales. De los 51 concejales elegidos en aquel momento, 44 son hombres (86,6 por ciento), siete mujeres (13,4 por ciento) – ya solo quedan seis-. En cuanto a reconocimiento racial, 36 de ellos son blancos, 12 “pardos” (piel morena) y tres se declararon como negros – ya solo quedan dos -.

“Queremos ‘negrear’ esa Cámara Municipal, llevar debates o actividades de rap de personas negras dentro de la institución y ‘destrincherar’ estos lugares”, afirmó Franco durante el evento en la Casa de las Negras (Casa das Pretas). “El mandato de una mujer negra, favelada, periférica tiene que estar pautado junto con los movimientos sociales, para fortalecernos en este lugar político donde habitualmente no nos reconocemos”, añadió frente a todas las asistentes al debate.

Franco defendía el principio de “ocupar la política y no dejar que hagan leyes por nosotras”. Durante su año y medio de ejercicio, la concejala presentó casi 20 proyectos de ley. Uno de los pocos, hasta el momento, aprobados fue la ley para crear más casas de parto para mejorar la atención de madres y recién nacidos. Entre el resto destacan una campaña permanente contra el acoso y violencia sexual, un estudio con datos de la violencia de género en la ciudad de Río de Janeiro, asistencia gratuita para reformar casas de familias de renta baja o la inclusión de un día de lucha contra la homofobia, día de la Mujer Negra, un día contra la prisión de la juventud negra y otro de la visibilidad lésbica.

El 7 de marzo, Marielle Franco publicó en Twitter “frases del manual de supervivencia para mujeres en medio de un montón de hombres: ‘me estás interrumpiendo’, ‘esa es la misma idea que yo expuse’, ‘tu broma machista no tiene gracia’, ‘no me toques’ o ‘gracias por enseñarme lo que ya se’. Con motivo del 8M Día Internacional de la Mujer Franco tuiteó “el número de mujeres asesinadas por ser lesbianas aumenta cada año. En 2017 hubo un lesbocídio por semana. 83% de los crímenes son cometidos por hombres”. En otro mensaje añadió “los datos del #MonitorDaViolencia publicados ahora son, como siempre, sobrecogedores. Brasil tuvo 4.473 homicidios dolosos de mujeres en 2017 (un aumento de 6,5% respecto al año anterior), de los cuales 946 fueron feminicidios (considerando que el dato está subrepresentado)”. Y continuaba el activismo político en redes de Franco “con estos números es difícil levantarse optimista. Pero tenemos que transformar nuestro dolor en lucha! Vamos adelante! Mañana todas en la calle! #8M #2018M #Feminismo #Feminicidio”.

“EL MANDATO DE UNA MUJER NEGRA, FAVELADA, PERIFÉRICA TIENE QUE ESTAR PAUTADO JUNTO CON LOS MOVIMIENTOS SOCIALES, PARA FORTALECERNOS EN ESTE LUGAR POLÍTICO DONDE HABITUALMENTE NO NOS RECONOCEMOS”

Esta “cría de la Maré”, como ella misma hacía llamarse orgullosa de haber nacido y crecido en esta favela, era una reconocida figura que defendía los derechos de las mujeres y de la población LGBT con el objetivo de “legislar para los más subrepresentados”. Durante la manifestación de noviembre de 2017 contra el proyecto de ley de modificación de la Constitución para prohibir integralmente el aborto, inclusive en situaciones de violación, Marielle Franco declaró en entrevista a esta periodista que la propuesta representaba un retroceso en la vida de las mujeres, principalmente para las negras, más vulnerables a ser violadas y más expuestas al aborto clandestino. “El cuerpo es nuestro y no son 18 hombres los que van a decidir sobre nuestra elección. […] Por eso hoy hay una mujer negra de origen de la Maré presidiendo la Cámara Municipal en representación de la Comisión de la Mujer”, afirmó contra una medida que todavía no ha sido votada.

Marielle Franco también se afirmaba contra el actual sistema penitenciario brasileño por considerarlo contraproducente con la inserción social, actuaba contra la aprobación de la minoría de edad penal que permitiría que los menores de edad puedan ser presos, discutía sobre la legalización de las drogas como una posible solución a la violencia provocada por el narcotráfico y defendía en líneas generales la visibilidad de las necesidades y derechos de la población negra, generalmente los más afectados por estas medidas.

“Tenemos que gritar para que todos sepan lo que pasa. El 41° Batallón de la Policía Militar de Río de Janeiro está aterrorizando y violentando a los habitantes de Acari. Esta semana dos jóvenes fueron asesinados y tirados en una alcantarilla. Hoy la policía caminó por las calles amenazando a los habitantes. Sucede desde siempre pero con la intervención militar se puso aún peor”, denunció la concejala el 10 de marzo, dos semanas después de ser elegida relatora de la Comisión de Investigación sobre la Militarización de la Seguridad en Río de Janeiro. La finalidad de la comisión es supervisar la intervención federal que el presidente, Michel Temer, aprobó en enero y que concede el control completo de la seguridad del Estado al Ejército con el objetivo de combatir el narcotráfico y el aumento de violencia de la ciudad.

Varios partidos políticos, instituciones internacionales y ONGs mostraron su oposición a una medida que Amnistía Internacional tildó de “inadecuada y extrema que pone en riesgo la vida de la población”. Pero la intervención de la Policía Militar continuaba y tres días antes de cumplir un mes, Marielle Franco cuestionó de nuevo la acción de la policía en un tuit: “Un homicidio más que puede entrar para la cuenta de la Policía Militar. Matheus Melo estaba saliendo de la iglesia. Cuantos más precisan morir para que esta guerra acabe?”. Al día siguiente la activista fue asesinada y esta frase se convirtió en uno de los principales eslóganes de las manifestaciones contra su muerte.

La céntrica plaza de la Cinelândia se convirtió desde entonces en foco neurálgico de constantes manifestaciones que ya han sumado hasta 100.000 personas, como la de este pasado martes 20 de marzo. El grito de ¡Marielle Presente! resuena aún en las calles de la ciudad, incluyendo la autovía de la Línea Amarilla que rodea la favela de la Maré, lugar que vio nacer y crecer a Franco y donde se convocó el domingo posterior a su muerte una concentración que atrajo a más de 20.000 personas.

El presidente Temer también hizo oír su voz y achacó el asesinato a las organizaciones criminales que atentan contra la democracia y el futuro del país. “Estamos ahí en Río de Janeiro para restablecer la paz y la tranquilidad”, añadió en defensa de la intervención federal. Pero, en un alarmante silencio y bajo el sol abrasador de la manifestación en la Maré, algunas personas denunciaban esta declaración y portaban el mensaje de “intervención, no en nombre de Marielle”. Otras, a voz viva, gritaban “nosotros queremos saber quién ordenó la muerte de Marielle Franco”.

Por: Luna Gámez / Río de Janeiro

Fotografía: Marielle Franco durante la manifestación #NiUn Menos, en Rio de Janeiro el 25 de octubre. /Foto: Divulgación Marielle Franco

Fuente: www.pikaramagazine.com

Previous post

¿Por qué construir un Instituto de Agroecología Latinoamericano -IALA?

Next post

Honduras. Copinh: primer cuarto de siglo y va por más...

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *