Internacional

13 respuestas a 13 mentiras sobre los monocultivos de palma aceitera

Hoy, 21 de marzo, en el marco del Día Internacional de los Bosques, les compartimos el manual “13 respuestas a 13 mentiras sobre los monocultivos de palma aceitera” publicado por el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM por sus siglas en inglés)

Autores: Jutta Kill y Winfridus Overbeek
Diseño: Flavio Pazos
Agradecemos a Norman Jiwan, Rustam Efendi, Zenzi Suhadi, Chris Lang, Marcus Colchester y Gerardo Iglesias, así como a Raquel Núñez, Teresa Pérez, Elizabeth Díaz y Flavio Pazos, de la Secretaría Internacional de WRM, sus comentarios y contribuciones.
Segunda edición, marzo 2018
INTRODUCCIÓN

Durante las dos últimas décadas, las plantaciones de palma aceitera han abarcado tierras comunitarias de Indonesia y Malasia, destruyendo bosques y desplazando poblaciones. Más recientemente, dichas plantaciones han comenzado a extenderse también en zonas rurales de países de África y América Latina, donde los impactos sobre las comunidades ya están demostrando ser similares a los que enfrentan las comunidades indonesias y malayas afectadas por las plantaciones de palma aceitera.

Esa expansión aún continúa, a pesar de los cientos de conflictos que las plantaciones de palma aceitera han creado con las comunidades que se oponen a ellas y luchan por defender sus derechos. Las compañías de palma aceitera suelen negar que sus plantaciones causen problemas y, para obtener respaldo para sus planes de expansión en Asia, así como en África y Latinoamérica, divulgan una serie de afirmaciones engañosas. El objetivo de este folleto es denunciar algunas de ellas.

1ª mentira:
Las compañías de palma aceitera usan tierras situadas en zonas remotas, no efectivamente explotadas, o llamadas marginales o degradadas.

2ª mentira:
La indemnización que se paga por la pérdida de acceso a la tierra es adecuada.

3ª mentira:
La industria del aceite de palma contribuye a la seguridad alimentaria.

4ª mentira:
Las plantaciones de palma aceitera requieren un mínimo de agua y productos químicos.

5ª mentira:
Las plantaciones de palma aceitera conservan el medio ambiente y contribuyen a atenuar el calentamiento global.

6ª mentira:
Las compañías dicen que escuchan a las comunidades que están siendo o serán afectadas por las plantaciones de palma aceitera, y que se ocupan de sus reclamaciones

7ª mentira:
Las plantaciones de palma aceitera generan muchos puestos de trabajo y contribuyen así a mejorar la tasa de empleo de la región

8ª mentira:
La participación de los pequeños agricultores en el cultivo de palma aceitera en las regiones en expansión es para ellos una excelente alternativa que les ofrece beneficios

9ª mentira:
Las plantaciones de palma aceitera contribuyen al desarrollo de las comunidades y mejoras los servicios básicos de los que dispone la población (rutas, clínicas, escuelas).

10ª mentira:
Las compañías de palma aceitera contribuyen al desarrollo sostenible de los países.

11ª mentira:
La industria del aceite de palma aplica un código de conducta con normas exigentes.

12ª mentira:
La RSPO garantiza la producción sostenible de aceite de palma.

13ª mentira:
Las compañías de palma aceitera se comprometen a desarrollar y aplicar una política para prevenir la violencia contra las mujeres.

Previous post

Hace 38 años una bala le arrebató la vida al monseñor Óscar Arnulfo Romero

Next post

A 38 años de su martirio, Romero vive en las calles salvadoreñas

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *