Latinoamérica

No descansaremos por nuestras tierras…

El Comité de Lucha por la Tierra de Palmar Sur, ofreció una conferencia de prensa sobre la situación que padecen por el desalojo y los últimos acontecimientos en la toma de sus legítimas tierras.

Luego de permanecer por semanas acampando en el puente sobre el río Grande de Térraba, las familias decidieron tomar sus tierras, ubicada en finca Chánguena, Palmar Sur, Costa Rica.

Acción que se enmarca luego del fracaso de la mesa de dialogo, en donde el Ministro de la Presidencia Sergio Alfaro, ofreció 6 hectáreas para ubicar 60 familias, cuando son más las familias afectadas. También sin tomar los mecanismos correspondientes, ya que la misma están habitadas y en pleno desarrollo. Dejando a lado el pliego de peticiones del campesinado.

Es histórico, que el problema de fondo es la tenencia de las tierras, sin embargo el gobierno actual argumenta, soluciones coyunturales, la cual los voceros manifestaron una segunda etapa de lucha, en donde se dará a conocer los hechos que envuelve malos manejos como el finiquito de la compañía bananera que se firmó en el año 1984 en donde la asamblea legislativa no refrendo. Cuyo contrato que data de 1930, el estado sede las tierras a la compañía bananera, y una vez cumplido el contrato en el año 1990, las tierras debían de quedar bajo tutela del estado. Pero en el finiquito solo se señalo el retorno de una parte de las tierras, dejando un vacío legal sobre la otra parte de las tierras.

La zona sur es la más pobre del país, pero es una de la más rica en reserva de vida ecológica y productiva, en donde familias trabajadoras son forjadoras del desarrollo local como para producción a gran escala.

Las acciones continuarán, ya que urge resolver las necesidades básica de las familias (agua, luz, etc.), pero de fondo una mesa de dialogo en donde el gobierno reconozca legalmente que las tierras son de quienes la trabajan y la defienden.

La conferencia de prensa se realizó este lunes 17 de agosto a primera hora de la tarde en las instalaciones de UNDECA.

Previous post

Una carta al compañero Javier Víquez

Next post

Honduras. Las antorchas le tocaron la puerta a JOH

No Comment

Deja un comentario...