Panamá

Mil 700 trabajadores de la Cervecería en huelga

Declaraciones de Jonathan Vélez:

Declaraciones de Juan De La Cruz:

En apretadas columnas marcharon los trabajadores en huelga legal de la Cervecería Nacional con destino a la Presidencia de la República el pasado lunes, 20 de julio. El presidente Varela nos los estaba esperando. Tampoco dio órdenes que representante alguno recibiera sus cartas con los pliegos que llevaban. Sin embargo, un sector entusiasta de la población de la capital los vitoreaba al pasar con sus banderas en alto por la avenida Central de la ciudad capital.

El boicot de los grandes medios de comunicación, que parecieran doblegarse ante los millones de dólares de la trasnacional sudafricana SAB-Miller (dueña de la Cervecería Nacional), han evitado la publicación de noticias sobre las negociaciones y demandas de los trabajadores en huelga.
Los dueños de los medios panameños han intentado cubrir con un velo impenetrable la huelga de más de 1,700 obreros. Los periodistas estrellas que aparecen a diario en las pantallas de televisión se taparon la boca para no soltar palabra alguna sobre el conflicto entre trabajadores panameños y la trasnacional extranjera.

Curiosamente, los diarios, televisoras y radioemisoras del expresidente Ricardo Martinelli si les daban espacio a las entrevistas que los periodistas le hacían a los obreros. Algunos se preguntaban si el presidente Varela consideraba la huelga de los trabajadores como un ataque a la industria licorera del país. El presidente Varela tendría que solidarizarse con los sudafricanos que tienen plantas industriales en 80 países en todo el mundo con un capital invertido que supera con holgura varios miles de millones de dólares.

El Movimiento Independiente de Refundación Nacional (MIREN) expresó su decidido apoyo a los trabajadores de la Cervecería Nacional que declararon la huelga legal a partir del 10 de julio de 2015. El movimiento cuenta con el apoyo mayoritario y decidido de sus bases, como también de organizaciones sindicales y populares, tanto nacionales como internacionales. Según el comunicado del MIREN, “cada día son más las organizaciones y personalidades que brindan su apoyo moral, solidario y material a los trabajadores, que se enfrentan a una empresa, cuyo capital extranjero pretende pisotear la dignidad nacional. La empresa trasnacional, pretende imponer su cultura de discriminación y desprecio sobre sus trabajadores. Como política, la trasnacional quiere imponer el terror y el miedo, violar las leyes nacionales y desconocer los derechos de los trabajadores”.

El Ministerio de Trabajo también se prestó a las violaciones de la empresa regentada por sudafricanos y se acopló a la ‘ley del silencio’ de los medios de comunicación, al no obligar a la Cervecería a pagar la primera quincena de julio debidamente laborada.

Los trabajadores de la Cervecería tienen dos sindicatos. Esta situación es producto de una anomalía creada por una reforma al Código de Trabajo a fines de la década de 1990 para darle a los empresarios la herramienta para dividir a los obreros. En este caso, sin embargo, el tiro les salió por la culata. Los dos sindicatos se unieron para enfrentar a la empresa.

Los dos sindicatos de los trabajadores de la Cervecería Nacional exigen el pago de un salario digno, de acuerdo con el Código de Trabajo. En la actualidad, los trabajadores reciben pagos por tareas, que se fijan por debajo del salario mínimo legal. Igualmente, los trabajadores piden que se respete su derecho legal a las primas por productividad. También protestan por las condiciones laborales definidas por la empresa sudafricana, dueña de la cervecería. Los camiones que salen a distribuir, antes, en promedio, tenían un chofer y dos ayudantes para repartir casi mil cajas de bebidas. La gerencia sudafricana ahora sólo asigna un ayudante por camión. La situación actual afecta la salud de los trabajadores.

La (South African Brewery) SAP-Miller es la segunda cervecería más grande del mundo, con presencia en 80 países y generando ingresos cerca de los 30 mil millones de dólares al año. SAP-Miller también es la embotelladora de Coca Cola más grande a escala global. En América latina está presente en 7 países, incluyendo a Panamá. En 5 países africanos la trasnacional arrastra demandas legales por evasión de impuestos.

El MIREN hizo un llamado a “todos los panameños y panameñas para apoyar a los trabajadores en huelga y juntos vencer a los representantes del modelo neoliberal y sus arbitrariedades y desmanes”. El MIREN también se sumó a la marcha que convocaron los trabajadores sindicalizados a la Presidencia de la República, el lunes pasado.

Marco A. Gandásegui, hijo, profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA

Previous post

Masiva marcha en defensa de los derechos laborales en Costa Rica

Next post

Urgente. Amenaza de desalojo en finca Changuena. Palmar Sur. Costa Rica

No Comment

Deja un comentario...