Panamá

Panamá. Por qué no a las asociaciones público-privadas

En las primeras décadas del Siglo XX, se produjeron acontecimientos en distintas áreas, como en la salud, en lo político, en lo social, en lo académico, en los derechos de las y los trabajadores, los grandes aportes que se dieron iban con el objetivo de mejorar las condiciones de vida y la densidad de la misma, para todos los habitantes del planeta.

Las políticas neoliberales, que se han venido ejecutando en nuestros países, han sido un retroceso en las conquistas obtenidas precisamente en esas primeras décadas en las cuales se obtuvo mejor bienestar de la población, ya que el Estado era el garante de los servicios de salud, educación, agua, trabajo, obras públicas, comunicación y seguridad, entre otras.

Se ha presentando una serie de anteproyectos de leyes en la Asamblea Nacional que el pueblo panameño debe estar atento ante los mismos, y exigir que se debatan y la población tiene que conocer. Ya que no es potestad de las y los diputados hacer una discusión para ellos sin el conocimiento de la ciudadanía.

Ha sido presentado el anteproyecto de ley 012 que crea el régimen de Asociación Público-Privada, con sus siglas APP. Según el documento el objetivo de este anteproyecto de Ley es: ‘regular el marco institucional y los procesos para el desarrollo de proyectos de inversión bajo las modalidades de Asociación Público-Privada, con el fin de promover el desarrollo de infraestructuras y servicios públicos en el país, contribuyendo al crecimiento de la economía, la creación de empleos, la competitividad y a mejorar las condiciones de vida de la población en general…’ El artículo 2, señala ‘la presente Ley es de aplicación al Gobierno Central, las entidades Autónomas y Semiautónomas del Sector Público No Financiero, los Municipios y las Sociedades Mercantiles en las que el Estado sea propietario de por lo menos el 51 % del capital social…’ El Artículo 3 señala que ‘Las APP reguladas por esta Ley son aquellas que se materializan en un contrato a largo plazo suscrito entre una o más entidades incluidas en el ámbito de aplicación de la presente Ley según su artículo 2 y una persona jurídica del sector privado, para el diseño. Construcción, reparación, expansión, financiamiento, explotación, operación, mantenimiento, administración y/o suministro de un bien o servicio de la Entidad Pública Contratante y/o los Usuarios Finales de algún servicio Público…’ El Artículo 6 señala que ‘está prohibida la celebración de un contrato de APP cuando el valor del proyecto correspondiente sea inferior a quince millones de balboas’.

El Artículo 10 crea el ente rector conformado por los ministros de la Presidencia, Economía y Finanzas, Comercio e Industria, Relaciones Exteriores y Contraloría General de la República, que solo actuará con derecho a voz.

Como vemos, este Proyecto de Ley es para darle continuidad a las políticas neoliberales que han fracasado. Este Proyecto de Ley 12 ya ha sido aprobado en primer y segundo debate por la Asamblea Nacional.

El licenciado Augusto García nos indica que tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional señalan que ‘en líneas generales una Asociación Público-Privada se refiere a un acuerdo entre el sector público y el sector privado, en el que parte de los servicios o labores, que son responsabilidad del sector público, es suministrada por el sector privado, bajo un claro acuerdo de objetivos compartidos, para el abastecimiento del servicio y de la infraestructura pública’.

Todas las y los panameños hemos vivido las consecuencias de las privatizaciones. Hoy tenemos la luz más caras con mayores apagones. Un representante de la Cámara de Comercio señalaba en un medio de comunicación las ‘bondades’ de la privatización, al tiempo que se daban estas declaraciones había una protesta frente a las oficinas de Edemet por los constantes apagones en diferentes comunidades de la ciudad de Las Tablas hasta por 35 horas y denunciaban la pérdida de sus alimentos. Ni hablar de Arraiján. A esto se expone la ciudadanía. El profesor Juan Jované, en el folleto ‘Las Asociaciones Públicas Privadas, la Nueva Cara de la Privatización’, cita a Joseph Stiglitz, quien manifiesta: ‘si bien en los últimos años se ha dado una gran cantidad de exageraciones sobre las asociaciones público-privadas, en la práctica ha habido decepciones. Las APP a menudo implican que el Gobierno tome el riesgo, mientras que el sector privado toma las ganancias’.

No entreguemos los recursos del Estado, que son de todas/os los panameños para beneficio del sector privado, que llevará a incrementar la desigualdad existente en el país.

Por: Nelva Reyes. Secretaria General de la Central General Autónoma de Trabajadores/as de Panamá CGTP

Previous post

Congreso de Área Norte de Santa Fe se reúne

Next post

Plan de Netanyahu de anexar Cisjordania complica la paz entre Israel y Palestina

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *