Panamá

Mujer y política poética

La mujer panameña ha logrado con el tiempo posicionarse en la arena política, no sin poco esfuerzo. Cada vez son más las mujeres candidatas de libre postulación, compañeras de fórmula o principales que buscan ocupar un puesto público de jerarquía.

Es importante resaltar que el Grupo Iniciativa por la Paridad ha creado espacios de discusión sobre el papel de la mujer dentro de la política criolla. En alianza con otras instituciones, como el Instituto de la Mujer, se ha logrado visibilizar a muchas mujeres en el escenario político.
Hace poco participamos de un foro organizado por este grupo de mujeres, en la Galería Amador Guerrero, de la Universidad de Panamá. El evento tenía como propósito escuchar a las candidatas de distintos circuitos que aspiran a diversos puestos. Había mujeres de la capital, del interior del país y de todos los colores de partidos. Lo que le dio un toque especial al foro era que las mujeres solo tenían que hablar desde su noción de la cultura.
El foro se denominó “Política-poética” y tenía el objetivo de escuchar a las candidatas y sus propuestas en torno a la problemática de la cultura. La mayoría de las mujeres mostró su preocupación por mejorar ambientes para la convivencia y la educación. Otras todavía conservaban un concepto de la cultura como espectáculo o entretenimiento y no como una herramienta de construcción social.

Algunas candidatas hablaron de reparar el tejido social a través de programas culturales que iban desde la creación de casas de cultura hasta articulaciones con otras instituciones; promover el arte entre los jóvenes, y lograr desde la cultura crear empleos. La mayor parte de las candidatas tenía claro lo que planteaban, pero otras subestimaron el tema y se notó la improvisación.

Hay esperanza en la mujer. El empoderamiento de las mujeres y su sensibilidad hacia las necesidades del país, en términos de cultura, nos permite creer que podemos tener una sociedad más inclusiva y con calidad de vida donde la equidad de género ayude a democratizar los derechos para promover sociedades pacíficas.

Por: Carlos Fong

Gráfico: Anne Derenne

Previous post

El poeta y su luna...

Next post

Honduras. Del asesinato de Berta Cáceres al encarcelamiento de los defensores del agua en Guapinol

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *