Latinoamérica

Honduras. COPINH no se deja intimidar pese a nuevo ataque

Agresión y actos intimidatorios contra directivos de la organización indígena no van a detener la lucha.

El pasado 30 de junio, el vehículo en que se transportaban Sotero Chavarría, Asunción Martínez y Bertha Zúniga Cáceres fue atacado por desconocidos en dos ocasiones, luego de reunirse con miembros de comunidades afectadas por la construcción de una represa en el departamento de La Paz.

Los tres directivos del Copinh[1], entre ellos la hija de la dirigente indígena Berta Cáceres, asesinada hace 16 meses, y actual coordinadora de la organización, estaban regresando de la comunidad de Cancire, cuando fueron interceptados por cuatro desconocidos armados de machetes.

El vehículo logró evitar el contacto con los asaltantes, pero recibió una pedrada en la ventana del conductor.

Minutos después fueron alcanzados y rebasados por un carro negro marca Toyota Tacoma (placa PCH 1886) -ya presente al momento de la primera agresión- que trató de chocarlos y arrojarlos en un abismo.

Al no lograrlo, el carro se puso delante del vehículo del Copinh, frenándolo por una decena de minutos hasta que el conductor de la organización indígena logró tomar un desvío y escapar.

Esta nueva agresión estaría relacionada con la pretensión de miembros de las comunidades de Lomas de San Antonio y Las Delicias, afectadas por la construcción de la central hidroeléctrica Puringla-Sazagua[2], de quitar una fuente de agua a las comunidades de San Antonio, Cancire, Higuito y Cedrito, todas ellas organizadas en el Copinh.

“Tenemos seis comunidades organizadas en la zona, algunas de las cuales se enfrentan a este proyecto que hasta involucra a la USAID[3]. No hay duda de que querían lanzarnos al abismo”, dijo a La Rel, Sotero Chavarría, quien conducía el carro del Copinh.

“Ya presentamos la denuncia ante la Fiscalía Especial de Etnias y la Dirección Policial de Investigación (DPI), y esperamos que pronto capturen a los responsables de este nuevo acto de agresión contra nuestra organización”, agregó.

En un comunicado, el Copinh exigió a las autoridades “tomar todas las medidas necesarias para que la organización realice su labor en la defensa de los derechos de las comunidades Lencas y de sus territorios”.

Sotero Chavarría, quien sobrevivió a un atentado en 2012 cuando fue atacado a balazos por dos individuos que se transportaban en una motocicleta, dijo que el Copinh no va a parar su lucha en defensa de los bienes comunes y la tierra.

“Vamos a regresar a la zona para seguir apoyando a las comunidades. Estas amenazas no nos van a parar”, concluyó.

[1] Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras
[2] Propiedad de la Compañía Eléctrica Centroamericana SA (CECA),
[3] Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional

Por: Giorgio Trucchi | LINyM/Rel-UITA

Previous post

Feminismo insurgente

Next post

De la militarización a la paramilitarización en Costa Rica

No Comment

Deja un comentario...