Panamá

Hasta cuando el negocio de los ríos en Panamá!

El pasado martes 17 de noviembre se realizó la movilización ciudadana denominada TRANQUE CIUDADANO POR LA VIDA en el área de acceso a la toma de agua de la potabilizadora de Concepción para abastecer más de 60,000 habitantes de 4 corregimientos, en la provincia de Chiriquí, Panamá.

Este proyecto de agua potable fue una inversión del Estado de más de 40 millones de dólares que se encuentra paralizado en este momento, inconclusa la obra por supuestas investigaciones del fondo invertido que provenía del Programa de Asistencia social PAN. Sin embargo, ante el conflicto surgido por la coincidencia de dos proyectos (uno de carácter privado y otro totalmente público), convenientemente el Gobierno ha manifestado ya públicamente que ven compatible la coexistencia de una hidroeléctrica y la toma de agua de la potabilizadora en la misma represa.

Es decir, una empresa privada con un contrato de concesión de agua de forma permanente con un volumen concesionado, invertirá dinero con el objetivo de generar ingresos y ahora el Estado para no cancelar el proyecto acepta que la empresa, administrando la represa le dote de agua a la potabilizadora.

Un Estado fallido, que es incapaz de velar por el cumplimiento de regulaciones como el 10% del caudal ecológico pretende convencer al pueblo que asegurara que una empresa privada les garantice el agua de forma permanente a la población.

Sin embargo al llegar había desplegado un contingente policial en las entradas y en el centro de la calle. El operativo y la orden fue no permitir el cierre de la calle, de hacerlo cumplirían con la orden. Sabemos ya que la orden era reprimir a los manifestantes.

Nuestras manifestaciones han sido pacíficas siempre, por tanto primero optamos por quedarnos a orillas de la calle y luego se utilizó la estrategia de realizar marchas cortas de unos 800 metros en dos direcciones de manera que se ocasionara un tranque por la caminata, en ciclos repetidos tres ocasiones.

Se contó con la participación de unas 150 personas que con mucha convicción y respeto a la naturaleza acompañaron, con marchas de protesta, canciones, himnos y consignas y una olla común, que durante cuatro horas se desarrolló la manifestación NO MÁS HIDROELÉCTRICAS EN CHIRIQUÍ.

Las declaraciones del Sr. Leopoldo Caballero enfatizaron en que se continuará con las protestas y que NO SE VOLVERÁ A LA MESA DE TRABAJO hasta que se CANCELE LA HIDROELÉCTRICA LA CUCHILLA, además de denunciar conflictos de interés por parte de funcionarios de Autoridad de los servicios Públicos ASEP quienes durante años han estado apoyando la instalación de hidroeléctricas en Chiriquí y ahora en puesto de mando han logrado que este Gobierno continúe con dichos planes, se declaró NON GRATO al Sr. ROBERTO MEANA de la ASEP y Julia Guardia de IDAAN, quienes han demostrado que se burlaron del pueblo bugabeño en una Mesa de Trabajo en la cual nunca tuvieron la intención de tomar en consideración de las preocupaciones legitimas de la población, sino que había una decisión y acuerdos pre-establecidos entre la emperesa HIDRO PIEDRA, S.A. del Sr. Gabriel Diez y los señores de IDAAN y ASEP, y ahora se suma el Ministerio de Ambiente.

Reporte: Damaris Sánchez

Previous post

Vientos de resistencia al sur de Costa Rica

Next post

Cartografía de la Resistencia. Otra forma de ver los conflictos socioambientales

No Comment

Deja un comentario...