FeminismoPanamá

Clara González, a 120 años de su natalicio

“Cuando se escriba la historia de la República, sin falsedades, deformaciones y fraccionamientos torpes y malignos, tendrá allí sitial alto y firme e inscrito en un pedestal el rubro siguiente: Clara González, combatiente de la libertad”, Diógenes de la Rosa, Revista Mujeres, Adelante, N° 6 1986.

El próximo 11 de septiembre se cumplen 120 años del natalicio de la doctora Clara González de Behringer. Es propicia la ocasión para reiterar una vez más al Ministerio de Educación, a la Universidad de Panamá y a la ACP la necesidad de hacer una reedición del libro: Clara González de Behringer. Biografía realizada por la Dra. Yolanda Marco Serna. A dos ministra/os de Educación les hemos planteado que Meduca publique el libro, sin embargo, no ha habido respuesta.

En la presentación del libro Patricia Puzzurno afirma, lo que compartimos: la biografía de Clara cuenta “con una estructura, prolija, articuladora, con un estilo equilibrado, narrada con buen ritmo y gran intensidad, concebida para perdurar en la memoria, para debatir, esta obra pionera abre las puertas a nuevas formas de hacer y de estudiar la historia de Panamá y plantea un amplio campo de discusión sobre una época de inconfundible predominio masculino, en la que la autora engarza un nuevo elemento, un sujeto hasta ahora poco valorado, la mujer”.

Es un libro que invito a todas y todos los profesores de Historia a leerlo, a las y los estudiantes de las facultades de Educación y de Derecho a que, antes de obtener su título, lean la biografía de Clara González. Y así, a través del libro, conocer el aporte que desde inicios de la República han hecho las mujeres en la construcción de nuestro país. Es un libro que no se circunscribe a los datos generales y personales de ella, es un libro que recoge la historia de Panamá, la participación que tuvo la mujer, las vicisitudes que se dieron para el logro de sus derechos, que parten desde el derecho a la ciudadanía, a la educación, el derecho a ejercer una profesión, como el derecho al trabajo de esa profesión.

En lo referente a la educación se llevaba a cabo “El análisis pormenorizado de los presupuestos estatales desde 1909 a 1921-23, pone de manifiesto que en las cinco áreas de gobierno que existían en la época, el presupuesto para la instrucción pública se mantuvo en un nivel similar hasta 1919 (alrededor del 17 %…)”.

El libro nos permite conocer que “a nivel de la enseñanza las mujeres la única oportunidad que tenían era la enseñanza primaria y solo podían estudiar para maestras en la Escuela Normal de Institutoras, modistería, estenografía, mecanografía y un poco más en la Escuela Profesional de Mujeres (que se abrió en 1913 y se cerró en 1917) hasta que, en marzo de 1919, con el Decreto de Coeducación, se les abrieron las puertas del Instituto Nacional”.

Al graduarse y no poder ejercer la profesión, Clara le envió cartas y, en persona, le solicitaba al presidente Porras que se modificara la Ley que impedía ejercer la profesión de abogada; ella sustentaba la petición en el esfuerzo realizado por ella misma. Ya que era la primera mujer universitaria y abogada. Finalmente, Porras cedió, enviando el proyecto de Ley a la Asamblea y fue aprobado en abril de 1924, el cual le permitiría a las mujeres ejercer la abogacía.

A Clara se le describe como una mujer “muy bondadosa, de carácter afable, imbuida toda su vida en la misión para la que sentía que había nacido: la causa de las mujeres”.

Al cumplirse 120 años del natalicio de Clara González, sentimos el compromiso con las presentes y futuras generaciones de ofrecerles la historia de la lucha llevada a cabo por las mujeres panameñas, en la cual Clara González dio tres décadas de su vida a la causa de la mujer, recogidas en la biografía que Yolanda Marco nos brindó a la comunidad nacional. Deseo hacerles un llamado muy especial a las y los jóvenes a conocer esa parte de la historia que se nos ha negado: la participación de la mujer en la conquista de sus derechos. Ya en silla de ruedas, en 1985, cuando le hicimos una entrevista, nos dijo: “No hay que esperar el tren, hay que hacer que el tren llegue”, Clara González.

Por: Nelva Reyes Barahona. Secretaria general de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá CGTP.

Gráfico: Fernando Peña Morán

Previous post

Honduras. “No me arrepiento de nada y la persecución me hizo más fuerte”

Next post

Guatemala. Exigen un alto a las masacres en Guatemala

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *