Internacional

Honduras. “Ninguna sociedad puede construirse sobre la base del olvido y la impunidad”

Cofadeh, OACNUDH y Rel UITA realizan foro sobre desaparición forzada

En el marco de las actividades del Día Nacional del Detenido Desaparecido en Honduras y el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, este 24 de agosto Cofadeh, OACNUDH y Rel UITA organizaron el foro virtual “Desaparición Forzada en Honduras”.

No se puede considerar la desaparición forzada como algo del pasado, ni pretender seguir adelante mientras hay familias cuyas vidas han sido marcadas para siempre por la falta de verdad y justicia.

En Honduras se calcula que 184 personas fueron desaparecidas durante la década de los 80. Organizaciones internacionales aseguran que hasta podrían ser más de 200.

Para Cofadeh[1], estos datos sólo son la punta del iceberg de una tragedia que aún clama justicia.

La última década en Honduras ha sido marcada por el golpe del 2009 y la instalación de gobiernos continuadores del golpe. Durante ese período se han registrado varios casos de desaparición forzada que han quedado en la absoluta impunidad.

La reciente desaparición de cinco miembros de la comunidad garífuna de Triunfo de la Cruz[2], cuatro de ellos activistas comunitarios y miembros de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), es el ejemplo vivo de una tragedia que parece no tener fin.

“La desaparición forzada es un crimen continuado, permanente e imprescriptible. Es obligación del Estado llegar a la verdad, porque ninguna sociedad democrática puede construirse sobre la base del olvido y la impunidad.

Cualquier medida contraria a este principio es incompatible con el derecho internacional”, dijo Fabián Salvioli, relator especial de Naciones Unidas sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición.

Verdad y justicia

Isabel Albaladejo, representante de la Oacnudh[3] en el país, recordó que casi cuatro décadas después, la promoción de la verdad, la justicia, la memoria, la reparación y la garantía de no repetición siguen siendo una deuda del país para con las víctimas y la sociedad hondureña.

Asimismo, advirtió que Honduras necesita avanzar rápidamente en la implementación de varias acciones, entre otros, crear un registro nacional de personas desaparecidas, adoptar un marco normativo específico para la protección de las personas y derogar aquellas leyes que obstaculizan el acceso a la información.

También avanzar en la investigación de los casos de personas desaparecidas, crear una unidad especial en materia de desaparición forzada e implementar un plan nacional de búsqueda de las personas desaparecidas.

Finalmente, la titular de la Oacnudh en Honduras ahondó en la urgencia de promulgar una ley de víctimas “que garantice la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición”, concluyó Albaladejo.

Articular alianzas estratégicas

Para Gerardo Iglesias, secretario regional de la UITA[4], la lucha contra la desaparición forzada pasa necesariamente por la articulación de capacidades y experiencias.

“Hemos aprendido que no podemos trabajar en solitario, y que crear alianzas estratégicas es fundamental para luchar contra la desaparición forzada y aquellas prácticas que pretenden también desaparecer la memoria.

Tenemos que articularnos para rescatar la memoria, entender lo que pasó, asegurarnos que nunca más vuelva a ocurrir”, manifestó.

Iglesias recordó que América Latina se ha convertido en la región más peligrosa para las personas que defienden la tierra y los bienes comunes, para las mujeres y para las y los sindicalistas.

“Solamente articulando acciones y globalizando la lucha vamos a hacer sentir nuestras voces, nuestras denuncias, echando luz sobre esta dramática violación de derechos humanos”, concluyó.

Bertha Oliva, coordinadora de Cofadeh, aseguró que ya se ha ganado una primera e importantísima batalla.

“Nunca pudieron acallar las voces de nuestros desaparecidos y desaparecidas. Debemos seguir forjando esperanza, luchar por tener una Honduras diferente, apegada a la verdad y a la esencia de los derechos humanos.

Sabemos que no estamos solas, que son muchas las personas y organizaciones que nos acompañan en nuestra lucha diaria por la verdad y la justicia, contra la impunidad y la estrategia del olvido que quieren imponernos”, afirmó Oliva.

La histórica defensora de derechos humanos aseguró que aún no es posible ‘dar vuelta a la página’, y que solamente se podrá hacerlo cuando se dignifiquen a las víctimas con la verdad y la justicia.

“No tenemos rencor, pero sí tenemos la determinación de continuar exigiendo que devuelvan al pueblo lo que le han arrebatado. Apostamos a la construcción de la memoria. Esto no es negociable”, concluyó.

Notas

1- Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras
2- http://www.rel-uita.org/honduras/pueblo-garifuna-bajo-ataque/
3- Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos
4- Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles y Afines

Por: Giorgio Trucchi | Rel UITA

Previous post

El tiroteo policial contra Jacob Blake

Next post

Reclamos por la memoria y la justicia siguen en América Latina

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *