Panamá

El derecho de los trabajadores a la organización sindical

Los trabajadores del sector público, en Panamá, representan aproximadamente 180 000 servidores, quienes de manera sistemática han sido víctimas de una serie de injusticias sociales que van desde humillaciones, destituciones, acoso laboral, inestabilidad laboral, y cada vez que cambia un Gobierno están en la incertidumbre de ser despedidos, ya que no cuentan con estabilidad laboral.

En casi todos los países de América Latina los trabajadores que laboral para el Estado están organizados en sindicatos. Es más, en algunos países hay más sindicatos del sector público que del sector privado.

Desde mediados de la década del 70 para acá se planteó la posibilidad de que los trabajadores del sector público se organizaran en sindicatos. Ejemplos como los esfuerzos realizados por los trabajadores bancarios, las experiencias en algunas universidades privadas, donde los intentos para la organización sindical han sido infructuosos terminándoles los contratos a los docentes, y en caso de las asociaciones de educadores, algunas se afiliaron a centrales obreras, donde han llevado a cabo una participación de manera unitaria.

En la década del 80 se logró hacer, en casi todos los ministerios, asociaciones, que se unieron para luchar contra las medidas neoliberales que se trataron de imponer. Fenasep tuvo siete jornadas de lucha y en conjunto con el resto del movimiento se logra derogar la Ley que permitía el aumento del ITBM y las reformas a la Ley de la Caja del Seguro Social.

¿Cuántos trabajadores del sector público fueron y han sido despedidos sin tener en consideración el tiempo trabajado, sin pagarles las prestaciones a las cuáles tenían derecho?
Hoy está en la Asamblea Nacional el documento que busca ‘Regular las Relaciones Colectivas Laborales en el Sector Público, con el propósito de garantizar el reconocimiento y plena vigencia de los derechos de Asociación Sindical, de huelga y negociación colectiva, así como un adecuado y eficaz sistema de solución de conflictos’.

Este proyecto de Ley es una conquista de los trabajadores panameños, fundamentalmente el sector público. No es justo que los sectores que han logrado la huelga de hecho, quieran negarle el derecho a que más de 180 000 trabajadores tenga la posibilidad de organizarse en sindicato. Hoy se requiere que todos estemos unidos para el beneficio colectivo que significa el tener una norma que permita el derecho a sindicalizarse. Cabe aquí lo señalado por Aníbal Ponce cuando decía en su libro Educación y lucha de clases: ‘… sería peligroso que el maestro llegara a comprender que también es un obrero como los otros, explotado y humillado…’.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en sus informes en el 2000 y 2004, indica ‘… la única manera de lograr el objetivo de la OIT consistente en un trabajo decente para todos los hombres y mujeres en condiciones de libertad, igualdad y dignidad humana es que estos tengan la posibilidad de expresarse sobre lo que esos conceptos significan para ellos. La Libertad Sindical y de Asociación y el derecho a sindicación y de negociación colectiva son derechos humanos fundamentales, cuyos ejercicios tienen gran trascendencia en las condiciones de trabajo y de vida, así como en el desarrollo y la propagación de los sistemas económicos y sociales’.

Deseo destacar la loable labor realizada por el Dr. Rolando Murgas Torraza en calidad de moderador de la Comisión Tripartita, que llevó a unir en un solo proyecto de manera consensuada una demanda requerida por muchos trabajadores del sector público. La experiencia, el conocimiento de las normas laborales y la autoridad que es el Dr. Murgas no solo para Panamá, sino para toda América Latina, son una garantía para que los trabajadores panameños apoyen y defiendan el proyecto de Ley que, al fin, permitirá organizarse en sindicatos al sector público. Esto llevará a tener mejores condiciones como trabajador/a, y contar con la herramienta que brinda el sindicato para luchar y defender sus derechos de manera colectiva.

El derecho de los trabajadores a realizar huelgas y convenios colectivos que mejoren sus condiciones laborales es un derecho consignados en las normas nacionales e internacionales de las cuales Panamá es signataria. La forma como se ha venido descalificando a los trabajadores pertenecientes al Suntracs, porque reclaman el legítimo derecho de un ajuste salarial, es injusta, cuando se sabe que en un proceso de negociación ambas partes deponen para llegar a un acuerdo. ¿Cuántos trabajadores han dejado sus vidas en la construcción de edificios y proyectos y no ha habido las manifestaciones de repudio a quien no les garantizó la seguridad requerida?

Por: Nelva Reyes. Secretaria General de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá CGTP

Previous post

Comunidades panameñas por una justicia socioambiental (Video / Fotos)

Next post

Asesinato de lideresa shipibo konibo consterna a Perú

No Comment

Deja un comentario...