Panamá

Discurso a 54 años de la Gesta del 9 de enero 1964

Mártires de mi patria,
compañeros que enfrentasteis el pecho a la metralla,
maduros de valor, como maduran los niños pobres,
ay, desde la infancia.
A los héroes panameños – Elsie A. de RICORD

Buenos días señor rector Eduardo Flores; vicerrectores, profesores, compañeros estudiantes, administrativos e invitados.

Es un placer y un honor para mí participar una vez más de los actos de rememoración de nuestros mártires del nueve de enero de 1964.

Hoy 9 de enero, además de cumplirse 54 años de la heroica gesta de la juventud y del pueblo, es un día muy especial, pues hoy se intenta consolidar una estocada, sepultar la memoria histórica e invisibilizar para las nuevas generaciones lo importante de dicha gesta. Pues sí, hoy afirmamos con vehemencia que no hay otra intención que esa; ya fue día puente, intentaron a medias borrar la Historia de las Relaciones entre Panamá y los Estados Unidos del plan de estudios en secundaria -y lo lograron un tiempo pues hay una generación que no recibió esta catedra en años pasados- con la tristemente célebre, pero deforme y fracasada reforma educativa.
Antes el año académico terminaba en enero para los colegios y esta fecha era motivo de toda serie de jornadas en los colegios de secundaria, la misma congregación permitía el balance, la recordación y la reflexión de tan importante fecha.

Era sí, el movimiento estudiantil, quien a través de la formación de sus líderes, a través de la formación de sus cuadros, el sujeto aglutinador de conciencia en la juventud, se dieron cuenta de ello, en el periodo de la dictadura y fueron las estructuras de inteligencia de las fuerzas de defensa a través del G-2, personificado a través del agente Cleto Hernández, quienes a través del soborno, la extorsión, el chantaje, encarcelamiento y todo tipo de prebendas debilito al movimiento estudiantil universitario.

Luego, la oligarquía una vez en el poder, después de la invasión a través del ministerio de educación, empezaron a minar al movimiento estudiantil de secundaria, pues aun había retoños de ese espíritu luchador, se encargaron de desaparecer a las Asociaciones federadas de los colegios secundarios, con represión, citación de acudientes, censurando a la organización estudiantil, lograron un divorcio entre los gremios de educadores y el movimiento estudiantil, una alianza genuina poco valorada y casi ausente en el estudio de la historia panameña, pero estuvo presente desde los primeros bríos de organización de la juventud en el año 1923.

Sin embargo, pese a todo ello aun los norteamericanos se encontraban en suelo patrio, y esto mantenía una conciencia patriótica, aun estaba viva la lucha por la liberación nacional, se intento en el gobierno de Pérez Balladares prolongar la presencia de las bases a través del Centro Multilateral Antidrogas -CMA- sin embargo, fue la juventud subiéndose a los buses, caminando la comunidad, y en la lucha en las calles, quien sensibilizo al pueblo y gesto las bases para la reorganización unitaria del movimiento social a través de MONADESO (movimiento nacional por la defensa de la soberanía), y se derroto este proyecto de CMA en las urnas, con un rotundo NO en un referéndum para definir.

En 1998 intentaron privatizar también el IDAAN, sin embargo, otra vez la juventud en la calle, en los medios y en las comunidades enfrento ese intento, ocasionando que el gobierno PRD, mandatara intervenir en la primera casa de estudios violando nuestra autonomía. La censura y la opinión pública nacional e internacional en contra hicieron echar para atrás la privatización del IDAAN.

Y así la juventud está presente en todas las luchas del movimiento popular panameño: rechazo al acuerdo Salas Becker, en 2001; alza del pasaje, 2003; crisis de la Caja de Seguro Social con la separación del profesor Juan Jovane, 2005; reformas a la ley orgánica de la Caja de Seguro Social (Ley 17 llamada ley de la muerte), Barro Blanco, Venta de las Fincas de la Universidad de Panamá, Alto costo de la vida, entre otros.

Sí la juventud estuvo presente, en cada una de estas luchas pese a que los atávicos, los escépticos y los críticos lo pongan en duda, rememorar: “pasar a tener en la mente algo del pasado”, si refresca el espíritu, hace reflexionar la importancia y el valor de las vidas ofrendadas, recordar aquellos que murieron de bala, aquellos que sufrieron en la agonía el abandono de su policía, si pues salvo pocas excepciones la policía no defendió a los panameños (loor a Celestino Villareal Ruiz, Sargento de la Guardia Nacional).

Algunas personas ponen en cuestión la existencia del movimiento estudiantil en nuestros días, a ellos les digo: “uno no es lo que dice ser, uno es lo que hace”, frente al encarcelamiento, frente al proceso judicial, frente a la censura lumpen, aquí estoy, no me he rajado, ni esta en mis planes hacerlos, porque fui formada en el legado y ejemplo de Ascanio Arosemena, Rosa Elena Landecho, Rita Walt, Polidoro Pinzón, Camacho, Santos Blanco,Etanislao Orobio y muchos más. Mas que todo creo que el movimiento estudiantil será la llama que encienda la conciencia de los panameños, para que los bienes revertidos del canal, rindan en provecho del pueblo, acabar con la corrupción en la ACP y demás instituciones del Estado panameño.

Hoy es un día de duelo nacional, hoy no es un día de fiesta, ni relajo, hoy no es un día para burla, la misoginia, humillación del panameño de a pie, siempre característica de los convocantes de la movilización en la cinta costera, creo que si querían movilizarse contra la corrupción, se han hecho múltiples marchas a la corte, la asamblea de diputados y nunca se les vio, no puedes marchar con la clase trabajadora? Porque no hizo la marcha en otro día, incluso nosotros hubiésemos asistido, y estoy segura que muchos de los hoy aquí presente también.
Hoy es un día para rememorar a nuestros muertos, para regenerar la memoria histórica, no para invisibilizar a nuestros héroes y todo lo que representan, pensar en lo que significo y significa esta gesta.

La Universidad de Panamá debe ser guía para nuestra sociedad, conciencia crítica de la nación, debemos utilizar todos nuestros medios, nuestros profesionales, nuestras instalaciones a nivel nacional, para producir contenidos audiovisuales, conferencias en las comunidades, folletos, reimpresión de libros de historia, no solo del 9 de enero sino de todas nuestras gestas, hagamos todo lo posible por mantener la identidad nacional y la memoria histórica de los panameños, sino lo hacemos nosotros, nadie lo hará, los medios están para la generación de ganancias y tampoco le interesa tener al poder económico un pueblo instruido, ni con memoria de ningún tipo.

Muchas Gracias…

Por: Rita Ramos. Socióloga, Secretaria de Genero del Sindicato de la Coca Cola y también Secretaria de Genero de la Federación Unitaria de la Clase Trabajadora (FUCLAT)

Previous post

Plataforma Agraria: Condenamos el Vial-asesinato del compañero Telmo Villareal

Next post

Sin educación no hay cambios ni desarrollo

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *