Caribe: desembarcadero de conflictos

Written by | Internacional

“ha llegado la ultima hora; tengo al frente el mar caribe, azul y plata, agitado como mi alma por grandes tempestades; a mi espalda se alza el macizo gigantesco de la sierra con sus viejos picos coronados de nieve impoluta como nuestros ensueños de 1805. Por sobre mi, el cielo mas bello de América, la más hermosa sinfonía de colores, el más grandioso derroche de luz.”

Carta de Simón Bolívar a su prima Fanny, 6 de diciembre de 1830, Santa Marta, Colombia 

Es necesario contar a les interesades lo que sucede en el Caribe, primeramente que éste es el nombre de la familia de naturales que ya habitaban el norte de Venezuela, norte de Colombia, Panamá y algunas islas próximas a estos territorios, conectados por la navegación, antes de la invasión de la Edad Media. ¿Qué queda de este nombre como vínculo identitario de los que hoy habitamos el mismo territorio? la geografía del llanto y la humana condición de realizarse por completo.

Para el resto del planeta la palabra “Caribe” es relativa a aguas cristalinas, inigualables arrecifes de coral, cócteles con pequeñas sombrillas decorativas para protegerlos del sol, ritmos de cuero y tambor y un poco de desigualdad. Saben además que se encuentra en «la entrada de la América del sur», siendo que en realidad y geográficamente está ubicado sobre la línea del Ecuador; es decir, en el hemisferio opuesto al que se atribuye su posición, no lo digo con orgullo, sólo trato de ubicarnos correctamente en la ciencia cartográfica edadmediana, que realizó esta imposición racista de la historia para diferenciarnos de su norte.

Con la bendición papal, autoridades religiosas, administradores de la Corona española y ejércitos completos desembarcaron en el Caribe, según Bartolomé de las Casas y Ginés de Sepúlveda para evangelizar a los calibanes, salvajes sin almas. Con el tiempo desembarcaron tuberculosis, pecado, diablo y esclavos, estos últimos usados como mercancía también del naciente mercantilismo.

¿Que ha cambiado desde la primera vez que Colón pisó el continente? en el actual estado Sucre de la República Bolivariana de Venezuela.

En la costa nororiental de Venezuela, en pleno Caribe, se encuentra el estado Sucre, bautizado en honor al independentista que nació allí, Antonio José de Sucre, propulsor de la idea de la patria grande junto a Simón Bolívar, que se materializó con la conformación de la GRAN COLOMBIA entre los años 1819-1830 y que integró en una Nación los territorios que hoy conocemos como Colombia, Venezuela, Panamá y Ecuador. En este mismo lugar pero en 1498, específicamente en el hoy pueblo de Macuro, Cristóbal Colón llegó por primera vez al continente americano, era su tercer viaje de exploración.

Paradojicamente, 326 años después de que la bota insolente del Reino pisara Macuro, el Comandante en Jefe de los Ejércitos del Sur, Antonio José de Sucre, venció al Virrey José de la Serna con la victoria de la Batalla de Ayacucho, poniendo fin al dominio militar y administrativo del Imperio Español en el territorio, vengando personalmente la invasión a su pueblo.

EL ESPAÑOL SE VOLVIÓ GRINGO

“José Leonardo fue sudor de negro y cacao cuando batía el melao para echar al español que después se volvió gringo y aquí lo tenemos hoy”

El mismo mar que vio desembarcar durante siglos a la modernidad (terrorismo global de Estado) desde la puerta de conexión entre Europa y América -por España-, ahora ve cómo nuestro vecino del norte busca posicionar en la cuenca del Caribe su proyecto geoestratégico de control.

El Caribe es el territorio donde se sigue profundizando el conflicto generado por el Europarasitismo y su individualismo posesivo, donde el proyecto de recolonización no sólo sigue mostrando los dientes de su majestad, el rey de España, sino de otras monarquías y naciones europeas, con sus homólogos estadounidenses, aliados del Tratado del Atlántico Norte, que actúan en la región con la connivencia de gobiernos y élites huéspedes. Ya el arma ideológica allanó el camino con el endoracismo; ahora el plan pasa a otra etapa, con la concentración de un poderío militar y paramilitar sin precedentes en el lugar que para Colón fue “el paraíso terrenal”. ¿Qué diría el Dios blanco de ojos azules?

En el tercer milenio, la cuenca del Caribe es centro de operaciones de la cuarta flota de los marines, que se encuentra activa desde 2008 bajo el mando del Comando Sur de los Estados Unidos y es la responsable de todas las operaciones militares del Caribe.

Aruba, Curazao y Bonaire forman parte de las colonias de la corona holandesa en las antillas. Curazao está a 25 km de la costa noroccidental de Venezuela, tanto Aruba como Curazao son sedes territoriales de dos bases estadounidenses: Reina Beatriz y Hato Rey, desde donde el Comando Sur coordina un centro operativo avanzado, puntas de lanzas de sus supuestas operaciones antidrogas y desde donde se realizan permanentemente acciones en contra de la estabilidad de la región.

Panamá y Colombia expresan inusitada sumisión ante la presencia imperialista gringa: Panamá es asilo de doce (12) bases y Colombia de ocho (8), lo que significa una ocupación consentida por las oligarquías gobernantes. La inteligencia israelí del Mossad actúa entrenando por ejemplo al Comando Jungla en el territorio del Vallenato, para después ir al sur del continente a asesinar al mapuche.

EN PLENA PANDEMIA

Colombia es donde se celebran convenios con el ejército de la OTAN, siendo su primer socio global en la América Latina y el Caribe, donde recientemente desembarcaron casi mil hombres del ejército de EE.UU. para supuestamente reforzar la lucha contra el narcotráfico; todo esto gracias a la subordinación que ofrece sin miramientos la élite de la región.

Recientemente, las costas del Caribe venezolano fueron protagonistas de dos intentos de desembarco de mercenarios, que tenían como objetivo militar tomar el aeropuerto internacional de Maiquetía, para asegurar luego el aterrizaje del resto de tropas mercenarias que iniciarían el derrocamiento del gobierno electo de Nicolas Maduro y aplicarían un gobierno de transición.

En la madrugada del 3 de mayo fue frustrada la primera incursión marítima mercenaria en Macuto, estado Vargas, en las costas venezolanas. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana y las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana contrarrestaron la incursión por «vía marítima» con un saldo de 9 paramilitares abatidos y 2 detenidos, la incursión frustrada provino de Colombia, los vehículos marítimos zarparon de la Guajira colombiana e hicieron una parada en Aruba antes de encayar en el litoral venezolano.

El segundo intento de incursión sucede al día siguiente, el 4 de Mayo, esta vez por el pueblo costero de Chuao, en el estado Aragua; un grupo de 8 mercenarios en un bote fueron capturados en un trabajo conjunto entre los pescadores locales, la policía regional y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Esta fallida invasión forma parte de la operación GEDEON a cargo de la contratista militar estadounidense SILVERCORP cuyo propietario es Jordan Goudreau, responsable de las acciones en el territorio. Cerrando este círculo de agresión: el gobierno de los EE.UU., el poder del narcotráfico colombiano y sectores antichavistas.

CARIBE ATÓMICO

Existe un bloqueo naval de facto por parte de los EE.UU. en el Caribe, para evitar la importación de alimentos, medicinas y bienes esenciales a la República Bolivariana de Venezuela y su población desde principios de 2019, cuando la administración Trump decidió apoyar al diputado Guaidó como presidente autoproclamado.

En el año 2009 el presidente Chávez apoyó a Irán enviando 20.000 barriles diarios de gasolina, cuando el país sufría un corte en su suministro debido a sanciones impuestas por EE.UU.. Durante mayo de este año, el gobierno de Irán retribuyó esa ayuda a Venezuela enviando 5 buques, que prestan servicios de combustible y transferencia tecnológica a la industria petrolera venezolana, para enfrentar la escasez provocada también por el bloqueo estadounidense; la administración Trump amenazaba con impedir el ingreso en el Caribe de los buques provenientes de Irán. Que actores geopolíticos de la talla de Irán se involucren en el plan de los venezolanos para mejorar su industria petrolera nacional, demuestra que en el Caribe los persas son bienvenidos.

Águila y Cóndor son los referentes simbólicos del conflicto en este continente, dejando de lado las mariposas amarillas  de Mauricio Babilonia, que intentan volar liberadas en la zona.

DE MACURO A MACUTO

522 años han pasado desde el primer desembarco colonial en Macuro (estado Sucre) hasta el 4 de mayo de este año, con el último desembarco de mercenarios en Macuto (estado Vargas). Las personas habitantes del mar Caribe han vivido el Europarasitismo como la sociedad del saqueo llevada al extremo durante los últimos 5 siglos. Particularmente en Venezuela, 20 años de transformación y agitación social no pasan en vano, buena parte de las organizaciones sociales y populares han vivido pequeñas experiencias de poder dentro de las comunidades, hay experiencias exitosas que rescatar, hoy sabemos lo que es ser poder, así sea localmente, actualmente muchas organizaciones resisten gracias a la experiencias acumuladas durante ese tiempo y eso no se puede ignorar.

El llamado a todas las fuerzas vivas del continente es a volver la mirada al territorio Caribe con su gente organizándose y sus mariposas amarillas. Como en Chuao donde pescadores y milicia organizada frustraron la incursión mercenaria para enviar el mensaje de que en el Caribe no se duerme el camarón.

Por: Rafael Rincón Martínez

Last modified: 13/07/2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *