Latinoamérica

Paro Nacional en Colombia: cuatro miradas que muestran el alcance de la protesta social

Cerca de 1000 indígenas, afrocolombianos y campesinos mantienen interrumpida la vía Quibdó-Pereira desde la hora cero del día 30 de mayo, en el marco de la Minga Nacional Agraria, Étnica y Popular. El campamento está protegido por la guardia indígena, sin embargo, ya hubo los primeros brotes de represión. El Esmad que permanecía en Playa de Oro, a pocos minutos de la concentración, atacó a los manifestantes a las 4:00 a.m.. Reportan 5 heridos.

En la tarde de ayer se hicieron presentes el Gobernador del departamento del Chocó, y los Alcaldes de Quibdó, ciudad capital, y Tadó, municipio cercano. Estuvieron acompañados por la Defensoría del Pueblo e integrantes de la Cruz Roja.

Las comunidades plantearon sus exigencias, y dejaron en claro que de las negociaciones locales o regionales no depende el levantamiento del paro, ya que se da en el marco de una movilización nacional y el objetivo es generar una mesa de diálogo y compromiso con el gobierno central. Una de las principales demandas de los movilizados fue no ser agredidos por la fuerza pública ya que se trata de una movilización totalmente pacífica, de la que participan muchos niños y niñas y dentro de la que se encuentran también mujeres embarazadas.

Contra el despojo, campesinos de Santander se concentran en Berlín

Pablo es un ganadero que viajó desde Arauca hasta el punto de Berlín. Para él, la Minga Nacional está justificada “por la privatización de la salud, de la educación, y de la tercerización de las empresas, por la explotación petrolera; no estamos de acuerdo con la explotación del petróleo porque nunca se ha dado cuenta la humanidad de que a un niño no se le da un biberón de petróleo. Y para nosotros que trabajamos en ganadería, cuando llega el gobierno y la fuerza, es la destrucción total para el medio ambiente. No necesitamos decir más nada. Nosotros no nos alimentamos de las armas”.

Este ganadero del oriente colombiano, agolpado al borde de la carretera junto a otros 200 campesinos, espera que en este paro se pueda parar el “maltrato y la humillación del Estado que ha estado despojándonos de nuestras tierras”. Pablo le habla al resto de manifestantes en el país: “Yo les digo que sigamos allí, estando aquí en el paro, que todos seamos unidos, ¡para adelante muchachos!”

PUEBLOS Paro Nacional en Colombia: cuatro miradas que muestran el alcance de la protesta social Profile photo of Editor General
ByEditor GeneralPublicado el 06/01/2016 Vía Quibdó-Pereira
Chocó: cierre de vías, temor por la represión

Cerca de 1000 indígenas, afrocolombianos y campesinos mantienen interrumpida la vía Quibdó-Pereira desde la hora cero del día 30 de mayo, en el marco de la Minga Nacional Agraria, Étnica y Popular. El campamento está protegido por la guardia indígena, sin embargo, ya hubo los primeros brotes de represión. El Esmad que permanecía en Playa de Oro, a pocos minutos de la concentración, atacó a los manifestantes a las 4:00 a.m.. Reportan 5 heridos.

En la tarde de ayer se hicieron presentes el Gobernador del departamento del Chocó, y los Alcaldes de Quibdó, ciudad capital, y Tadó, municipio cercano. Estuvieron acompañados por la Defensoría del Pueblo e integrantes de la Cruz Roja.

Las comunidades plantearon sus exigencias, y dejaron en claro que de las negociaciones locales o regionales no depende el levantamiento del paro, ya que se da en el marco de una movilización nacional y el objetivo es generar una mesa de diálogo y compromiso con el gobierno central. Una de las principales demandas de los movilizados fue no ser agredidos por la fuerza pública ya que se trata de una movilización totalmente pacífica, de la que participan muchos niños y niñas y dentro de la que se encuentran también mujeres embarazadas.

Contra el despojo, campesinos de Santander se concentran en Berlín

Pablo es un ganadero que viajó desde Arauca hasta el punto de Berlín. Para él, la Minga Nacional está justificada “por la privatización de la salud, de la educación, y de la tercerización de las empresas, por la explotación petrolera; no estamos de acuerdo con la explotación del petróleo porque nunca se ha dado cuenta la humanidad de que a un niño no se le da un biberón de petróleo. Y para nosotros que trabajamos en ganadería, cuando llega el gobierno y la fuerza, es la destrucción total para el medio ambiente. No necesitamos decir más nada. Nosotros no nos alimentamos de las armas”.

Este ganadero del oriente colombiano, agolpado al borde de la carretera junto a otros 200 campesinos, espera que en este paro se pueda parar el “maltrato y la humillación del Estado que ha estado despojándonos de nuestras tierras”. Pablo le habla al resto de manifestantes en el país: “Yo les digo que sigamos allí, estando aquí en el paro, que todos seamos unidos, ¡para adelante muchachos!”

La Lizama: a pesar del cerco del Esmad sigue la movilización

En La Lizama, corregimiento de Barrancabermeja, departamento de Santander, se concentran cerca de 1000 campesinos y campesinas del Magdalena Medio y del Nororiente del país. Se denuncia que en este punto de movilización en horas de la noche del día 30 de mayo, hacia las 7:00 pm, hubo un cerco del Escuadrón Móvil Antidisturbios, así como la presencia de miembros del Ejército Nacional en el área de acopio de alimentos en horas de la madrugada.

A esta hora se preserva la presencia del Ejército y la Policía alrededor de los puntos de acopio y asentamiento de las comunidades. Se denuncia también a la Administración Municipal de esta entidad territorial por impedir la llegada de ayuda humanitaria de emergencia que debía ser proveída a las comunidades aquí movilizadas. En este momento se requiere con extrema urgencia la provisión de agua potable, con el fin de evitar la propagación de epidemias o enfermedades gastrointestinales y garantizar la integridad de quienes ejercen su derecho a la protesta y adelantan acciones de exigibilidad de derechos. Por último, a las 4:45 pm del día de ayer. dos helicópteros sobrevolaron la zona.

El Tarra, Norte de Santander, se moviliza por una educación de calidad

Docentes, padres de familia y comunidad en general del municipio de El Tarra, se concentraron la mañana de ayer en una marcha pacífica para exigir al gobierno departamental y nacional un modelo de contratación de la educación que garantice la calidad de la misma y a su vez proteja los recursos asignados en el presupuesto para tales fines, la comunidad Tarrense manifiesta inconformidad en el manejo del dinero destinado a la educación y la tercerización de esta. Además exigen salarios justos para los docentes, alimentación sana y oportuna a los estudiantes, contrataciones y nombramientos sin la intervención de las denominadas “palancas políticas”.

La actividad se desarrolló en completa normalidad por las personas que se solidarizaron con la iniciativa. durante esta jornada algunos militares que se encontraban cerca le tomaron fotografías a los participantes lo que generó el descontento en la población.

La comunidad manifestó total respaldo a la Minga y en particular, apoya la movilización de los campesinos y campesinas del Catatumbo.

Fuente: Colombia Informa

Previous post

Ivonne Yánez y la realidad socioambiental de Ecuador

Next post

Boletín Ecológico de Panamá # 91

No Comment

Deja un comentario...