Panamá

Incongruencia gubernamental sobre el clima

Luego de la semana del clima en Panamá, conmemorada por el gobierno nacional con auspicio de bancos internacionales (BM, BID, otros) y ongs de la región, compartí la experiencia con los campesinos de la ribera del río Santa María en Veraguas. Entre las inquietudes, expuesta, fue la nula participación ciudadana en temas transcendentales como es la crisis climática, la poca visibilidad del encuentro en los medios de comunicación y el sorprendente clamor que representantes gubernamentales, abren el comercio y negocio estratégico ante el cambio climático.

El V Taller de la Plataforma Regional de EstrategIas de Desarrollo Resiliente y Bajo Emisiones (LEDS LAC) como el Foro Latinoamericano de Carbono realizado en nuestro istmo, expuso más interrogantes que soluciones verdaderas que urge para la ciudadanía, gobiernos y corporaciones mundiales del comercio.

Concentrados en el mercado de ideas, la exhaustiva terminología financiera, invenciones productivas bajo emisiones en la lógica mercantil, nos dejo perplejo, la dinámica impositiva, como se genera respuestas y soluciones a las consecuencias sufre la humanidad y su entorno.

Soluciones que no vienen de la colectividad, enmarcadas del libre comercio y excluida de toda decisión ciudadana poco podemos lograr ante el clima. Por ejemplo, son pocas las evidencias positivas de los programas implementados de mitigación y adaptación en otras latitudes del globo, en donde el costo de inversión y procedimiento representa más sacrificio que resultados. Caso como los REED+ que es el programa de Reducción de emisiones debida a la deforestación y degradación forestal en países en desarrollo, ha sido rechazado por el conflicto territorial en despojo de los pueblos indígenas en Perú. O los MDL, mecanismo de desarrollo limpio, que es la careta para certificar de amigable con el ambiente las mega infraestructuras como la hidroeléctrica Barro Blanco. Y así todas estas contradicciones producidas de la chimenea del capitalismo salvaje.

Este encuentro, que trabaja a merced de la Economía Verde, nos autocovoca a un debate público e informado, sobre la inescrupulosa e ingenua forma como el Gobierno de Panamá pretende emular las falsas soluciones al cambio climático, cuando sabemos que son un fracaso para las víctimas y afectados de los desastres naturales.

Como podemos ser parte de la solución, sino nos imposibilita por naturaleza, aceptar los dictamines financieros de los mayores contaminantes del mundo, ha sabiendas del compromiso comercial que mantiene Panamá, a través de la Organización Mundial del Comercio OMC.

Pero, será que estas soluciones importadas, los ciudadanos seremos parte de ella?, si es de manera financiera abriendo el mercado panameño a programas privados (Gestión hídrica corporativa, libre deforestación empresarial, comercialización de la sostenibilidad, otros), su resultado es la acumulación de ganancia para el inversor, y poca para el ambiente. O será que los panameños tendremos que incorporar a la canasta básica familiar, el pago de impuesto por el desmadre que sucumbe el planeta.

Este escenario, nos invita a debatir que requiere nuestra casa común, dejando los intereses particulares, promoviendo la adaptabilidad a una política agroecológica y cambio de producción más responsable y menos consumista.

Olmedo Carrasquilla Aguila
Ecologista. Miembro del Colectivo Voces Ecológicas COVEC

Previous post

Es oficial: se firmó el acuerdo final entre las FARC y el Gobierno

Next post

El plebiscito en Colombia: una oportunidad perdida

No Comment

Deja un comentario...