Panamá

Soberanía, amor y dignidad…

El pasado 19 de junio de 2017 el presidente Juan Carlos Varela Visitó a su homólogo Donald Trump en Washington. A su regreso a la Ciudad de Panamá no comunicó al pueblo panameño que temas trataron. En ese sentido, los Estudiantes de Sociología de la Universidad de Panamá les exigimos que cumpla con su rol de Presidente de la República, que para el caso, es comunicar cual fue la agenda que discutieron.

Sabemos que actualmente el ejercito de EEUU en conjunto con la fuerza pública de Panamá operan en conjunto 12 bases militares dispersas en todo el territorio nacional, y en ambas costas, con la excusa de “combatir” el narcotráfico internacional.

La llamada “guerra contra la droga” no ha producido ningún resultado positivo en ambos países. Al contrario, sus calles se encuentran infestadas de drogas y armamentos que produce la industria armamentística de EEUU. El crimen organizado se ha apoderado de los barrios populares de nuestro país. El tejido social y organizativo se han debilitado, y en el peor de los casos se han degradado, a causa del flagelo de las drogas, el lavado de dinero y la violencia que se genera a partir de estas actividades ilícitas. Son la juventud, la niñez y las mujeres los más afectados de esta infame guerra contra las drogas. Por lo tanto, exigimos a nuestras autoridades un cambio de política frente a este problema, pero a la vez proponemos cambiar la represión social (Comando Águila) por un abordaje científico y humanístico.

Además, reconocemos que frente a este problema los últimos tres gobiernos panameños han estado despilfarrando millonarias sumas de dinero en armamento y entrenamiento militar para el Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) y el Servicio Nacional Aeronaval (SEÑAN). En ese orden, proponemos que invierta los fondos del Estado en salud, educación, vivienda, tecnología, producción agrícola e infraestructura urbana para que la población panameña pueda alcanzar condiciones de vida más digna.

También, reconocemos que los últimos tres gobiernos han estado militarizando al país, incumpliendo nuestro mandato constitucional que prohíbe la formación de un ejército militar. Los panameños no queremos tener un ejército y mucho menos si lo utilizan para reprimir las protestas sociales y los movimientos populares (trabajadores, estudiantes, campesinos, indígenas), que no hacen otra cosa que exigir mejor calidad de vida y dignidad. En ese sentido, exigimos desmilitarizar las fuerzas públicas y que se detenga la persecución y satanización del movimiento social. En todo caso, proponemos una fuerza pública que sirva a la nación, que sea entrenada en sentidos más humanos y menos discriminatorios y represivos como actualmente ejercen su labor.

La llegada del Vicepresidente de EEUU, Mike Pence, a Panamá, el día jueves 17 de agosto del año en curso, no son alentadoras para el pueblo panameño, ni de la región. Entendemos que quieren disponer de nuestro territorio como plataforma militar para invadir a pueblos hermanos; y a la vez entregarle una agenda con directrices al gobierno panameño para que atente contra la seguridad social de otros pueblos latinoaméricanos. El gobierno de EEUU no reconoce la soberanía del pueblo panameño. En todo caso, nos considera como sus súbditos del patio trasero.
En ese orden, rechazamos cualquier tipo de intervención militar o bloqueo económico a la República de Venezuela u otra nación del hemisferio por parte de EEUU. Segundo, que el gobierno de Juan Carlos Varela entregue el territorio panameño como centro militar de EEUU para dichas invasiones.

A la vez exigimos al gobierno panameño que declare 20 de diciembre como día de duelo nacional en honor a las víctimas y familiares de la masacre cometida por el ejercito norteamericano en 1989. Por último, no menos importante, agregamos a nuestra exigencias la de los trabajadores del diario La Estrella de Panamá frente a la debilidad y la subordinación que ha demostrado el Gobierno Nacional ante el bloqueo y estrangulación que padecen los trabajadores del diario más antiguo del país por parte de EEUU.

“En las naciones débiles y pequeñas como la nuestra, sobre las cuales se ciernen los nubarrones del imperialismo, cultura general, ciencia e investigación significan más que en ninguna otra, autonomía, personalidad, y libertad efectiva”… Octavio Méndez Pereira

Por: Mario Enrique De León, Estudiante de Sociología de la Universidad de Panamá.

Previous post

Grupos defensores de derechos civiles critican proyectos de ley que criminalizarían boicot contra Israel

Next post

Hacia la Ruta del Ceibo... Audiencia del Chocó

No Comment

Deja un comentario...