LatinoaméricaPanamá

PANAMEÑOS SOLICITAN QUE LA CIDH SE PRONUNCIE PRONTA Y ENERGICAMENTE SOBRE LA INVASIÓN A PANAMÁ EN 1989

Han transcurrido casi 27 años de aquel fatídico 20 de diciembre de 1989 cuando militares estadounidenses invadieron Panamá. Desde entonces los familiares y víctimas, que dejó este hecho criminal, han buscado justicia en todas las instancias posibles, entre ellas la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Los demandantes solicitaron a la CIDH que se pronuncie de manera contundente sobre la responsabilidad internacional de Estados Unidos por las violaciones a los derechos humanos que cometió en este hecho.
Por su parte, Estados Unidos solicitó que se desestime este caso hasta que la Comisión Especial del 20 de diciembre, la cual fue instalada en julio pasado por el Estado panameño para que investigue durante dos años el número de víctimas, sus identidades, las circunstancias en las que murieron. Así como también recomendar propuestas de reparación con la colaboración de especialistas en derecho internacional y la elaboración de un programa curricular sobre los hechos.
Además Estados Unidos solicitó que se revisara la admisión de este caso, el cual fue admitido en la CIDH en 1993 y desde entonces este país lo ha considerado “inadmisible”. Jay Bischoff, asesor legal del Departamento de Estado, consideró que no se daría un buen uso a los recursos de la CIDH si ya Panamá inició una investigación a través de la Comisión que ya instaló.
Por otro lado, la abogada de los peticionarios Gilma Camargo, indicó que sólo quieren justicia, que se repare a las víctimas y que la CIDH tome una decisión ejemplar.
En los primeros años de la década del noventa, la CIDH llevó a cabo cuatro audiencias sobre la invasión militar de Estados Unidos en Panamá, no pronunció nada al respecto hasta ahora en el órgano de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA). Hasta el momento no se sabe que posición tomara la CIDH sobre el caso
Se estima que esta intervención militar dejó entre 500 y 5,000 muertos, muchos de ellos niños, mujeres y ancianos, civiles que no eran combatientes y que la soldadesca norteamericana asesinó cobardemente.

Previous post

Transparencia también tiene sus privilegiados

Next post

Boletín Ecológico de Panamá # 102

No Comment

Deja un comentario...