Panamá

Veraguas: una ecología en riesgo…

1  2

Luego de dos semanas de agitación socioambiental, una vez más se evidencia como ha crecido la incertidumbre ante la destrucción de los ecosistemas que caracterizan a Veraguas. Sus ríos y tierras poseen, una diversidad de especies, y que en muchos momentos son desvalorada, ya que la carencia de programa de conservación y cultura ciudadana, a su sombra trabaja el lucro y la apropiación indebida para el negocio.

Cañazas, ubicada a 5 horas de la capital istmeña, entre sus recuerdos esta la explotación de la mina de Santa Rosa, que opero en la década de los 90 y que actualmente esta por reabrir bajo capital canadiense cuyo titular se llama Veragold Corporation, y que pese a las secuelas, mantiene su triste retrato de las campiñas de Panamá, olvidadas y destruidas. Pero han sido los pueblos que determina su destino, y así se ha emprendido acciones de defensa ante la reapertura de este genocida proyecto que es la minería a cielo abierto. Así lo vimos el domingo 19 de mayo en el centro de Cañazas cuando campesinos expresaron sus rechazo.

En cuanto a proyectos hidroeléctricos, el viernes 24 del mismo mes, con una concurrencia a todo manifestar, se dio en la Universidad de Panamá, sede de Veraguas, el Foro sobre proyectos hidroeléctricos, ha construirse sobre el río San Pablo y Santa María. Cuyos promotores son allegados al presidente y empresarios locales, con antecedentes y privilegios por encima de las leyes, constitución y los verdaderos intereses del pueblo.

Este escenario marca, en las comunidades rurales y en la cabecera de Veraguas, la preocupación por la escasez de agua y la privatización de los recursos naturales. Poniendo en riesgo un futuro contaminado por falsas soluciones a los problemas sociales y al cambio climático.

Las comunidades y organizaciones sociales, ya han expresado que tipo de desarrollo responsable debe gestionarse en dicha región. Las propuestas, vienen siendo recogidas de los sectores involucrados y expertos, desde la óptica del buen vivir, termino impulsado ante las catástrofes y crisis global, y consoná con la realidad social y ambiental local.

Previous post

Cañazas: reapertura a la minería de muerte

Next post

AUDIO: Voz de los Movimientos No. 97

No Comment

Deja un comentario...