Panamá

Chorreranos no se rendirán ante termoeléctrica

El pasado 8 de septiembre la Coordinadora Ciudadana de La Chorrera marcho por las principales calles desde el Parque Feuillet, hasta el Palacio Municipal Luis E. Veces, recinto de las autoridades distritales de La Chorrera, por la postura permisiva que han tomado ante la insistencia de la Termoeléctrica, ubicada en este distrito, de ampliar su capacidad de generación de energía, deteriorando aún más del aire que respiran los habitantes chorreranos.

Esta protesta se da por el incumplimiento de los acuerdos establecidos en la Mesa de Diálogo en la que se sentó el Ministerio de Seguridad, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), La Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ANSEP), las autoridades distritales, la Coordinadora Ciudadana y representantes de la Empresa en donde se había acordado detener el funcionamiento de la quema del Búnker C y de toda acción de ampliación de las máquinas hasta nueva orden.

Pero la empresa, en un evidente acto de desacato, ha traído a las costas de Puerto Caimito, el puerto pesquero-industrial de La Chorrera, tres megamotores con la intención de añadirlos a los seis ya instalados en la generadora, causando como era de esperarse la indignación de la comunidad vigilante de La Chorrera y manifiesta en La Coordinadora Ciudadana.

El desembarco de los megamotores no ha sido posible debido a las condiciones climáticas que así no lo han permitido. La tarde del pasado ocho de septiembre presentaba estas condiciones para lograr el arribo a tierra de estos motores, pero tampoco se dio. Anayansy Acevedo González, de la Coordinadora Ciudadana de La Chorrera, atribuye esta inacción a la presión popular conseguida en la marcha, constituía por este colectivo y otras fuerzas vivas como la Asociación de Educadores Vergüenses (AEVE) y los maestros de la histórica Escuela República de Costa Rica.

A la marcha asistieron unas 250 personas. Se esperan otras medidas de protesta y de llamados de alerta ante este conflicto ecológico, pese a las manifiestas amenazas por parte del Ministerio Público de amedrentar con la policía a los participantes, señala Acevedo González.

Por: Kafda Vergara

Previous post

Género, ecología y sustentabilidad

Next post

Las mujeres no se rinden: ecofeminismos y desarrollos en América Latina

No Comment

Deja un comentario...