Panamá

Violaciones de los Derechos Humanos de poblaciones clave y de suspensión del servicio de las clínicas CLAM y TARV en Panamá

Con el propósito de hacer un llamado al Gobierno de la República de Panamá y a las Autoridades Sanitarias, para evitar el riesgo grave, urgente e irreparable al que se expone a estas personas, el Comité de Derechos Humanos de Panamá, expresa su profunda preocupación ante las violaciones de derechos y medidas que se observan como prácticas discriminatorias que obstaculizan el acceso a los servicios a poblaciones en situación de vulnerabilidad.

La suspensión de la atención en las clínicas CLAM -aduciendo una falta de recursos- y la negación del servicio a personas VIH positivo de primer diagnóstico y de adherencia interrumpida en las clínicas TARV, que son las únicas vías de acceso a la atención en salud que tienen las poblaciones clave, se le suman al actual desabastecimiento de medicamentos para VIH y a la exclusión e invisibilización hacia las Personas Trans, generada a raíz de que se amplía el toque de queda mediante el Decreto Ejecutivo No.507 de 24 de marzo de 2020.

Estas decisiones no se compadecen con las realidades que afrontamos y la respuesta Humanitaria que ante la pandemia de COVID-19 el país está buscando – científicamente- desplegar.

Dada la obligación de garantizar derechos de carácter positivo que implica el qué hacer por parte del Estado, ahora es cuando se creen más necesarias estas clínicas, considerando las condiciones en las que viven las poblaciones clave –entre las que se encuentran las personas VIH positivo (PVV), afectadas por tuberculosis (TB), trabajadoras sexuales (TSF), Hombres que tienen Sexo con Hombres (HSH) y personas trans – que las hacen muy vulnerables tanto a la transmisión de COVID-19, como a muchas otras enfermedades epidémicas que antes de esta pandemia nos dispusimos combatir.

Es esencial trabajar para que los grupos más vulnerables no se queden atrás. El virus es un enemigo común al que no le importa la orientación sexual o identidad y/o expresión de género de las personas; “ataca a todos, sin tregua”.

Consecuentemente recordamos, que no atender la situación vulnerable en que viven las poblaciones clave, deja saldos incontables “ya que esta no se mide por la cantidad de personas que la padecen, dato obviamente relevante, pero no suficiente, sino por la intensidad del sufrimiento que ocasionan y por la naturaleza del daño que provocan a la dignidad humana y a la satisfacción plenas de las necesidades de las personas y al despliegue de sus capacidades y esperanzas legítimas”.

Por lo tanto, este Comité insta al Gobierno de Panamá a:

1. Cumplir con los compromisos adquiridos con cooperantes internacionales, sustentados en la implementación de la Acción Acelerada, que incluye el alcance de las metas 95-95-95 y garantizar el tratamiento y entrega oportuna de medicamentos a las personas con VIH. Para ello, es necesarios que el país mantenga operando las clínicas CLAM y TARV, durante el Estado de Emergencia Nacional decretado, eliminando toda práctica que interfiera con una respuesta al SIDA y la tuberculosis más eficaz y equitativa, en busca de conseguir el estándar más elevado de salud que se pueda alcanzar;

2. Cumplir con la normativa nacional y supranacional vigente en materia de derechos humanos y del control de convencionalidad respectivo, ante el llamado a los Estados del 20 de abril de 2020, de garantizar los derechos de igualdad y no-discriminación de las personas lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersex (LGBTI), en las medidas de atención y contención adoptadas, en particular asegurar el acceso de estas personas a servicios de salud y programas de atención social con una perspectiva de seguridad humana integral, que realizó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el marco de su Sala de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada a la crisis en relación con la pandemia del COVID-19 (SACROI COVID-19). Y, en atención a esto, reiteramos las recomendaciones contenidas en los numerales 68-71 de la Resolución No. 01/20, Pandemia y Derechos Humanos en las Américas, adoptado por la CIDH el 10 de abril de 2020.

Dado en la ciudad de Panamá, a los 22 días del mes de abril de 2020.

Leanys Zúñiga. Población Trans

Mariana Stoncel. Población TB

Bellanida Pérez. Población TSF

Dayra García. Población PVV

Lic. Jorge Antonio Cortés. Población HSH y Secretario General

Para contactar: [email protected]

Previous post

Panamá. Hay que masificar las pruebas contra un virus clasista

Next post

Colapso sistémico: “Despertemos humanidad, ya no hay tiempo”

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *