Internacional

El despojo de Paicil Antreao: una práctica sistemática hacia los pueblos preexistentes

Hay un nuevo conflicto territorial en el puelmapu (territorio mapuche al este de la cordillera de Los Andes), que involucra a la Lof Paicil Antreao, “fideicomiseros” inmobiliarios y el embajador de buena voluntad de la UNICEF, el basquetbolista argentino “Manu” Ginóbili. Además del juicio por usurpación al que van a ser sometidxs en octubre, la historia del territorio que hoy ocupa el municipio Villa La Angostura (Neuquén) evidencia una práctica institucionalizada para el saqueo de territorio al pueblo mapuche.

Florentino Nawel es werken (portavoz) de la Lof Paicil Antreao desde 1994, posee la responsabilidad de estar cercano al Longko(autoridad mapuche) y establecer las relaciones con el afuera, es un referente zonal lafkence (gente de los lagos). El werken se asume como tal y aprende a través del acompañamiento de otrxs werkenes, es un proceso único que depende de cada realidad territorial y puede llevar mucho tiempo. En el caso de Florentino, se encuentra en este camino y transmitió el mensaje de la Lof a Mascaró.

El primer genocidio

La cosmovisión mapuche no se identifica con la noción de propiedad privada, posee una idea comunitaria del territorio, que es la ñuke mapu (madre tierra). Por ello, cuando en 1902 el genocida Julio A. Roca les entregó unos títulos de propiedad en concepto de “guías de baqueano” sobre el territorio que históricamente habían habitado, no se produjo ningún cambio en su relación con esas tierras. Aunque, ese título jurídico esconde la desposesión originaria del territorio que siempre perteneció al pueblo mapuche, en un mismo acto jurídico político se desconoce la plurinacionalidad de Argentina, se expropia a Paicil Antriao y se entrega propiedad como Estado nacional.

Se trata de 625 hectáreas del lote pastoril Nº 9 entregadas a la familia Paicil -por la guía a caballo- y Antreao -por la navegación en bote- para demarcar los límites entre los Estados de Argentina y Chile. Esas 625 hectáreas fueron fraccionadas en 133 partes donde actualmente viven 60 familias que conforman la Lof (comunidad) Paicil Antreao, al margen del Lago Correntoso, en la ladera del Cerro Belbedere y Pichunco.

Los conflictos territoriales comenzaron hace muchos años, cuando se instaló el municipio Villa La Angostura (1934) y aparecieron los intereses económicos. Paicil Antreao ha venido enfrentando diversos conflictos con privados y con el Estado provincial.

El otro genocidio

En el marco de la última dictadura cívico militar (1976-1983), José Salamida, intendente interventor para Villa La Angostura, despojó nuevamente a lxs mapuche del territorio. A cambio de alimentos o herramientas, hacía firmar con dígito pulgar a la descendencia de Paicil y Antreao papeles que solamente él entendía: el winkadungun (el hablar de los ladrones). La magnitud de esta estafa llega en la actualidad a los empresarios del Fideicomiso Lago Correntoso y a Emanuel Ginóbili, que compraron las tierras a lxs herederxs de Salamida.

Debido a que Paicil y Antreao no dominaban la capacidad de lectoescritura castellana, no comprendieron la estafa que estaba emprendiendo el intendente interventor y la Lof posee aún el documento de 1902 entregado por el genocida Roca.

Villa La Angostura, destino vacacional elegido por el presidente Mauricio Macri y el turismo de alta gama, se constituye en base al despojo de los pueblos preexistentes. En 2004, Ginóbili inicia una acción civil a la Lof Paicil Antreao para demostrar que ese territorio le pertenece: una demanda denigrante, discriminatoria y desinformada, donde se encarga de desprestigiar a la Lof y recurrir a un argumento erróneo pero no por eso menos vigente: “los mapuche son chilenos”. En enero de 2017, apropósito de la brutal represión en el territorio de la Pu Lof en Resistencia del Departamento de Cushamen, investigadorxs de la Sección Etnología, perteneciente al Instituto de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Buenos Aires habían llamado la atención en un comunicado público sobre estas tesis equivocadas y colonizantes.

En 2010 la Lof y Ginóbili llegaron a un acuerdo de no innovar siempre y cuando no se intervenga en el ecosistema, el basquetbolista violó ese acuerdo cuando permitió la “servidumbre de paso” al Fideicomiso Lago Correntoso. Se estima el destrozo de al menos 900 metros de flora y bosque así como un centenar de especies nativas.

El ecocidio actual

Según la Ley nacional 26.331 de Presupuestos Mínimos para la Proyección Ambiental de los Bosques Nativos (sancionada en 2007 y reglamentada en 2009) el territorio en cuestión es de Categoría I1 (rojo), estableciendo amplias restricciones a la expansión de futuros desarrollos urbanísticos. A fines de 2011, la provincia de Neuquén, ajustándose a la normativa nacional y presionada por los movimientos sociales, aprobó la ley de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN). Sin embargo, fugaz y silenciosamente, la provincia ha venido aprobando todos los proyectos de las empresas inmobiliarias.

Resulta paradójico que un Estado que no se reconoce plurinacional encuentre en lxs mapuche el respeto a su propia normativa, protegiendo la naturaleza que él destruye. En este sentido, el werken de la Lof Paicil Antreao subraya que lo que están haciendo en las tierras en conflicto es un resguardo territorial del ecocidio perpetrado por el accionar de privados y el “dejar hacer, dejar pasar” del Estado.

Florentino Nawel explica que el saqueo actual equivale a 500 hectáreas de las 625 que constatan en el documento de 1902. De esas 500 desposeídas, 87 fueron apropiadas por el Fideicomiso Lago Correntoso y 14 por Ginóbili.

El juicio del embajador de la buena voluntad

La imagen positiva de Emanuel Ginóbili difundida por los medios de comunicación se diferencia en gran medida de la estigmatización que pesa sobre el pueblo nación mapuche. Tanto así que el poder judicial avanzó en una causa por usurpación y no lo hizo en la denuncia por el ataque de una patota de 12 personas contra integrantes de la Lof Paicil Antreao que resguardaban el bosque. Ambas denuncias se hicieron el mismo día, el 13 de junio de 2018, pero el poder siempre es eficiente cuando se trata de los pobres y a partir del 7 de octubre de 2019 la Lof será llevada a Juicio por Usurpación. Guillermo Martínez, cuidador del predio de Ginóbili es el denunciante de esta causa y el mismo que reconoció en un video -aportado como prueba- la connivencia con la patota que atacó al resguardo y a sus integrantes.

Mientras tanto, el ataque violento contra Paicial Antreao ni siquiera tiene Fiscal que instruya la causa luego de que Adrián De Lillo fuera cuestionado y haya pedido la inhibición por “violencia moral”.

Según Luis Virgilio, integrante de la Gremial de Abogados y Abogadas de la Argentina, que acompaña a la Lof desde hace 3 años, se solicitó que Ginóbili sea citado como testigo en el juicio y el pedido no prosperó. Desde la Lof denuncian que nunca se dio la posibilidad de diálogo con él, que en ese caso le harían saber la historia del territorio mapuche y le darían la oportunidad de que restituya las tierras a la comunidad y desista del juicio.

La ideología de la colonización, con su cóctel de racismo, patriarcado y mercado no sólo se encuentra en los cimientos del mal llamado Estado de derecho; está vigente en la cultura dominante, en los medios de comunicación y el poder judicial. Negar la plurinacionalidad de nuestras sociedades es un acto de violencia colonizante, se trata del derecho a ser desde la pluralidad y la disidencia sin temor a ser aniquiladxs.

1Sectores de muy alto valor de conservación que no deben desmontarse ni utilizarse para la extracción de madera y que deben mantenerse como bosque para siempre. Incluirá las reservas naturales y sus áreas circundantes, que tengan valores biológicos sobresalientes, y/o sitios que protejan cuencas hídricas de importancia (nacientes de ríos y arroyos).

Por: Ayelén Correa Ruau

Previous post

Ecuador. Encuentro de mujeres en defensa territorial

Next post

Fake news, las mentiras de la posverdad y el riesgo para el periodismo y la sociedad global

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *