Panamá

“EL MONOPOLIO DEL CANAL Y LA INVASIÓN A PANAMÁ”

Patriotas istmeños de varias generaciones, se percataron del peligro múltiple que significaba –y significa- para el perfeccionamiento del Estado Nacional, la sola presencia del imperio hegemónico y sus absurdas tesis incorporadas en la nefasta Doctrina Monroe y su falso “destino manifiesto”.

Ese conocimiento, aunque limitado, constituyó base sólida del alpinismo generacional y de la lucha, que no termina, dirigida a romper vínculos (algunos logrados con el concurso de apátridas de ayer y de hoy), que desde el siglo XIX nos atan al insaciable imperio neo liberal fascista.

Tenemos la feliz oportunidad de captar el significado y extensión del tema, a través de la lectura de reciente obra publicada por el Dr. Julio Yao Villalaz, nacionalista probado y combatiente internacionalista solidario, titulada “EL MONOPOLIO DEL CANAL Y LA INVASIÓN A PANAMÁ”.

Esta monumental creación histórica-literaria-patriótica del autor, puede y debe considerarse como un MANUAL esencial, de elevadísimo contenido nacionalista que llega oportunamente, para renovar y fortalecer el compromiso de lucha en aras de justas reivindicaciones, puesto que permite que el lector conozca, a fondo, las milenarias aberraciones –que no cesan- del criminal minotauro hegemónico intervencionista, depredador  de los recursos naturales estratégicos de países hermanos y, como en el caso de Panamá, de la privilegiada posición geográfica del Corinto Bolivariano.

El contenido de esta excelente obra debe captar la atención e interés no solo de los luchadores progresistas nacionales, sino el de todos los combatientes solidarios de la Patria Grande y Universal, porque lo que está en la mira de la bestia (666) imperialista, es retornar al pretérito mundo unipolar, bajo su égida neo liberal fascista y, en el caso de la América Meridional, doblegar a todos, para devolverlos al redil de su mal llamado patio trasero, objetivo logrado en países con gobiernos sumisos a sus mandatos, entre otros, Argentina, Chile, Brasil, Ecuador, Colombia y Panamá.

El prólogo de la obra constituye una bien lograda exégesis de todas y cada una de sus partes, resultado del conocimiento y dominio de los temas que aborda, calzado con la firma de un probado intelectual progresista –Juan Carlos Más Calzadilla- quien de salida nos lleva a comprender la fuerza del pensamiento trascendente e integracionista de Indo América, del político y pensador peruano Víctor Raúl Haya de la Torre.  

Importa destacar la metodología empleada por el autor de esta joya histórica-literaria, con una perfecta secuencia de hechos narrados, resultado de vivencias propias, permanente estudio e infatigables luchas nacionalistas. Por esto, su índice señala   tres partes, Anexos, Iconografía, Bibliografía, además de creaciones poéticas del compañero Julio Yao, de gran profundidad conceptual y que ratifican su firme e interminable compromiso en la noble empresa patriótica.

Esas expresiones maduras de este panameño que trasciende las fronteras patrias, lo mismo que su combate, sin tregua, al dromedario imperialista, merecen ser leídas con detenimiento, y formar parte del abecedario de los patriotas nacionales, de Indo América y del universo entero. Ellas son: “PROHIBIDO OLVIDAR” e “INVASIÓN EN NAVIDAD”, sobre el genocidio de EUA a Panamá (1989), además de la décima que dedicó al combativo patriota istmeño, Domingo H. Turner, para conmemorar la edición del libro, en 1963 titulado “TRATADO FATAL: TRES ENSAYOS Y UNA DEMANDA”.

Los detractores gratuitos del autor, lo mismo que los siervos nacionales y foráneos de la bestia (666) neo fascista, promotora de guerras fratricidas, como las que ejecutan aliados suyos contra pueblos hermanos verticales, entre otros, Palestinos y Saharauis, dirán que son pocas las páginas de esta excelente obra (146), para cumplir, a cabalidad, el noble objetivo de su autor –Julio Yao- de combatir y derrotar al imperio y sus mortales consignas socio-económicas-políticas- que fomentan la destrucción del ambiente, de la flora, la fauna y de toda la humanidad, inconsciente su retrógrada dirigencia,  que está cavando su propia sepultura.

De cara a esas  metálicas tesis aseguramos, sin embargo, que la misma cumple satisfactoriamente, la excelsa misión que, desde épocas pretéritas, se impuso el fraternal compañero Julio Yao, que se nutre de vivencias personales y constantes investigaciones, de combatir y denunciar los atropellos que, desde el siglo XIX, nos han impactado negativamente, lo mismo que el criminal intervencionismo en suelo panameño, que está vigente, para la eternidad más uno, como resultado de un inconsulto tratado de neutralidad, negociado en vía contraria a los sagrados intereses nacionales.

Téngase en cuenta, finalmente, que las cosas buenas tienen formas pequeñas, como los más exquisitos perfumes y las piedras preciosas más codiciadas. En el caso de esta monumental joya literaria-histórica-nacionalista, por cumplir reglas elementales en la lucha en pro del perfeccionamiento del Estado nacional, debe estar como MANUAL para la acción patriótica constante, en todos los hogares que defienden a la Patria, por siglos ultrajada, por la bestia (666) imperialista.

Además, debe ser lectura obligada y permanente, por todos los que se respetan a sí mismos, que enfrentan –enfrentamos- retos internos y externos, contrarios a la sagrada y verdadera libertad e independencia que merecemos, para darle valor y contenido al precioso legado de próceres y héroes del terruño e, igualmente, al mandato y consigna de dignidad, coraje, justicia, paz, equidad y crecimiento sostenible, que heredamos de invictos libertadores de nuestra América, cuya memoria siguen ofendiendo apátridas autóctonos, indoamericanos y universales, por mandato del imperio genocida. Fraternal saludo y adelante, siempre adelante (indoame08 – 06/04/19).

Por: Franklin Ledezma

Ilustración: Peña Morán

Previous post

Panamá. Izquierda y derecha en las elecciones

Next post

Juventud y política

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *