Panamá

Organizaciones de la sociedad civil exigen romper control empresarial en la ACP

Recientemente, la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá -ACP, designó a Ricaurte Vásquez como administrador de la entidad y a Ilya Espino de Mariotta como subadministradora, quienes por ley iniciarían funciones el 4 de septiembre próximo y el 1 de enero de 2020, respectivamente. Aunado a ello, el Consejo de Gabinete designó a los ministros Jorge González, de la Presidencia e Isabel de Saint Malo, Relaciones Exteriores, así como al embajador de Panamá en Estados Unidos, Emanuel González Revilla, como directivos del Canal.

Espino de Marotta es la actual vicepresidenta de Negocios de Tránsito de la ACP y lideró el proyecto de ampliación de la vía interoceánica, es decir, el tercer juego de esclusas, mientras que Vásquez ocupó entre 2000 y 2004 el cargo de subadminsitrador de la entidad y director financiero entre 1996 y 2000. Entre el 2004 y 2006 fue ministro de Asuntos del Canal y, como tal, presidente de la junta directiva de la ACP.

Aunque Vásquez ha manifestado “Este administrador recibirá de buena forma a las personas que estén designadas y se trabajará con ellos porque presumo de que todos los que venimos a trabajar al Canal de Panamá lo hacemos con el más alto interés, no solo como persona, sino por el país y por la institución”, algunos sectores de la sociedad han manifestado su descontento por algunas designaciones, por ejemplo, Gersán A. Joseph Garzón, catedrático de economía de la Universidad de Panamá, en carta abierta al Presidente Juan Carlos Varela, expresa su honda preocupación señalando la reiterada ausencia en lo que se ha hecho público por el Consejo de Gabinete, en tanto que trabajadores talentosos y meritorios, no tienen participación en la Junta Directiva del Canal.

Acota el catedrático que a 104 años de la inauguración de esta titánica obra, sigue la invisibilización de los excavadores del canal y sus descendientes, al referirse a las generaciones de panameños de estratos humildes quienes ofrendaron su vida para la recuperación del Canal de Panamá, en su mayoría indígenas y mulatos, negros, zambos, afropanameños.

En tanto, la Federación de Asociaciones de Profesionales de Panamá, -FEDAP, manifestó en un comunicado del 12 de febrero, firmado por su Presidenta Rebeca Yanis Orobio y enviado a la Presidencia de la República, que la selección y el nombramiento del nuevo administrador de la ACP no puede seguir siendo un nombramiento político o exclusivo constitucionalmente, al margen de la sociedad panameña, por lo que propuso un espacio de diálogo nacional, a la vez que dejó conocer el nombre de cuatro profesionales agremiados en FEDAP, los cuales cuentan con las cualidades y requisitos para ocupar dichos cargos, éstos son: Luis Antonio Chen González, Contador Público y Mediador Profesional, América Rodríguez Julio, Gerente Marítima y Docente Universitaria, Donaldo Sousa Guevara, Abogado experto en derecho ambiental y marítimo, y Tulia Tapia Camargo, Capitán de Altura sin Limitación.

Finalmente, está la posición de la organización Polo Ciudadano, hecha pública el 13 de febrero reciente durante la Mesa Redonda denominada “La coyuntura política panameña, elecciones y luchas sociales”, iniciativa donde convocaron a representantes de colectivos y candidatos/as a puestos de elección popular, y donde afirmaron se suman a la postulación hecha por diversos gremios del profesor Juan Jované para la Junta Directiva de la ACP, con el objeto de romper el control empresarial de esa entidad.

Olmedo Beluche, quien representó la voz de Polo Ciudadano en dicho conversatorio, propuso la construcción de un Frente Único Popular, bajo el argumento de que el actual sistema político

panameño, profundamente corrupto y antidemocrático, fue impuesto por la invasión norteamericana de 1989, por eso, ninguno de los partidos que han gobernado es la alternativa, como no lo son los falsos “independientes” que se han postulado.

La Asamblea Nacional debe cumplir con el proceso de ratificar aún a los directivos que propone el Ejecutivo, en medio del malestar por dicha designación por diversos entes de la sociedad panameña.

Por: Sharon Pringle

Previous post

Solidaridad desde España y Portugal con las víctimas: crímenes como el de la minera Vale en Brumadinho (Brasil) no deben repetirse

Next post

Observatorio Socioambiental de Panamá OBSOAP # 20. Enero 2019

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *